Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atención personalizada del alumno

La atención personalizada del alumno es, en cualquier análisis nacional o europeo, el factor sobre el que tiene mayor impacto el éxito o el fracaso escolar de un alumno. "Es la premisa fundamental para un buen funcionamiento de la enseñanza", sostiene el STEPV en la introducción de su informe de medidas para combatir el fracaso escolar.

CC OO propone una intervención personalizada desde el primer ciclo de la Educación Infantil y un reequilibrio de la admisión de alumnos para que la red pública de centros -actualmente masificada y con 19.000 alumnos estudiando en barracones- no se convierta en un gueto donde van los alumnos con necesidades educativas especiales, los inmigrantes o los hijos de familias desestructuradas. Por ello, plantea "fijar un marco de carácter básico de atención a la diversidad en todas las etapas educativas, que asegure la dotación de recursos humanos de forma estable en la plantilla del centro y los materiales, reduciendo el número de alumnos y permitiendo la atención personalizada de todos".

"¡Los niños aprenden lo que viven!", subrayan Fete-UGT y FAPA-Valencia. Esto hace que la "ausencia de la familia", bien por inacción, bien por falta de interés, deja al niño "inerme ante los problemas de la vida (escuela, amigos, expectativas de estudio, futuro trabajo, etcétera)". Desde este punto de vista, para poner en marcha cualquier proyecto de mejorar el rendimiento escolar y disminuir el fracaso o el abandono prematuro habrá que "transformar el contexto". Es decir, que las personas adultas a cargo del alumno "participen de esa transformación".

El contrato escolar debe, pues, extenderse al contrato familiar. Si el claustro va por un lado, las familias por otro y las actividades de tiempo libre por otro, en sectores sociales más desfavorecidos está asegurado el fracaso de mucha gente y de la propia institución educativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de enero de 2012