Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El yerno del Rey abandona Washington para visitar a su padre y a su abogado

Iñaki Urdangarin ha dejado Washington. El duque de Palma fue fotografiado por primera vez desde que fue imputado por su presunta vinculación con el caso Palma Arena. Los reporteros le sorprendieron en el aeropuerto de la capital de EE UU cuando se disponía a emprender viaje. Iba sin su familia y empujando dos maletas. Visiblemente más delgado, vestía ropa de sport. En algunos momentos, y mientras realizaba las gestiones para embarcar, se le vio charlando con un hombre. Según algunos testigos, se trataba de un policía. Tomó un vuelo con destino a Londres, desde donde planeaba dirigirse a España.

El yerno del Rey intentó esquivar a los fotógrafos que siguen sus pasos. Por eso hizo ver que iba a coger un vuelo directo que salía con destino a Madrid, aunque luego algunas personas le vieron embarcar en otro a la capital londinense. Presuntamente se reunió allí con su abogado, que ayer no estaba en su despacho de Barcelona. Sin embargo, el destino final del viaje supuestamente era España.

El duque está muy preocupado por el estado de salud de su padre, Juan Urdangarin, que se ha deteriorado mucho en las últimas semanas, y que apenas sale de su casa de Vitoria. Ayer, varios periodistas hicieron guardia frente al domicilio familiar, que se encontraba cerrado a cal y canto. Todo indica que Urdangarin pudo reunirse con sus padres en otro punto más a resguardo de la prensa.

Urdangarin solo ha estado en España en una ocasión desde que estalló el caso. Fue el 11 de noviembre, cuando viajó a Madrid para reunirse en el palacio de la Zarzuela con el Rey y con el Príncipe para después emitir un primer comunicado en el que proclamó su inocencia. Fue una estancia rápida y realizada en medio de grandes medias de seguridad, que evitaron que fuera fotografiado.

Por primera vez en 14 años, estas Navidades la hija del Rey y su familia no pasaron la Nochebuena en La Zarzuela, como era su costumbre. Cuando el pasado día 29 fue imputado por un juzgado de Palma de Mallorca, Urdangarin se hallaba esquiando en una estación de EE UU, adonde acudió en busca de anonimato. Desde que se abrió la investigación sobre sus negocios, el domicilio de los duques en Washington está permanentemente vigilado por los fotógrafos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 2012