Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo recurre a la ingeniería financiera para tapar agujeros

En enero solo tendrá 9 millones para hacer frente a una deuda de 20

La alarma roja de las cuentas municipales se ha encendido en el Ayuntamiento de Alicante, que preside Sonia Castedo, del PP, que el próximo mes de enero, según las previsiones de la Tesorería municipal, entrará en números rojos, ya que los pagos previstos superarán los 11 millones de euros a los ingresos.

El 31 de enero deberá hacer frente a una deuda de 20,6 millones de euros y solo dispondrá de 9,3 millones. El primer cuatrimestre será muy complicado, según admiten fuentes municipales, ya que no será hasta mayo cuando empiecen a llegar las transferencias previstas del Estado, la recaudación del IBI o la tasa de basuras, principales fuentes de ingresos municipales. El pago de estos tributos permitirá a partir de junio alcanzar un superávit en las cuentas de unos 30 millones de euros.

La oposición critica la falta de previsión de la alcaldesa del PP y la alta deuda

Pero mientras llega ese momento, la ingeniería financiera se ha puesto en marcha, y por este motivo esta semana se aprobó la solicitud de un crédito extraordinario de 20 millones de euros, que el Ayuntamiento prevé devolver en julio, para poder hacer frente al pago de las nóminas de los funcionarios (3,3 millones de euros cada mes), las transferencias a la Seguridad Social y otros gastos corrientes, como facturas a proveedores. El concejal de Hacienda, Juan Seva, del PP, admitió que hay un "desfase puntual entre cobros y pagos", pero aseguró que la situación es "coyuntural" y está "bajo control" gracias a las previsiones que ha realizado el equipo financiero del Ayuntamiento de Alicante.

Sin embargo, los grupos de la oposición en el Ayuntamiento lamentaron la "bancarrota" en la que se encuentran las arcas municipales. El concejal socialista Gabriel Moreno lamentó que este problema de falta de liquidez comience a "ser estructural" ya que año tras año el Ayuntamiento recurre a préstamos extraordinarios para afrontar pagos ordinarios. "Son unos gastos previsibles", se quejó Moreno. Los socialistas criticaron también que debido a la pésima previsión del PP el Ayuntamiento asuma los intereses de estas operaciones, que en caso del último préstamo de 20 millones de euros, supondrán un desembolso en torno a los 400.000 euros.

Por su lado, Miguel Ángel Pavón, de Esquerra Unida, achacó esta situación al "elevado endeudamiento y los altos beneficios de las contratas privadas". Según los cálculos de este edil, la deuda total podría suponer para el próximo ejercicio el 80% del presupuesto, y en 2012 el Ayuntamiento pagará al menos 1,4 millones de euros en intereses derivados de la falta de liquidez municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 2011