Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERNET | CiberP@ís

Pablo Soto: "La industria siempre va un paso por detrás"

El informático obtiene 1,6 millones de euros de Industria para Foofind

Desde el lunes, Pablo Soto duerme tranquilo y solo piensa en descansar hasta que llegue 2012. Después ya pensará si denuncia o no las discográficas, que le reclamaron 13 millones de euros por incitar a la piratería con sus programas para compartir archivos (P2P), acusación de la que fue absuelto por la Justicia.

El desarrollador explicó ayer a los lectores de la web de EL PAÍS que se lucraba con los programas que creó, pero no a costa de las discográficas y tampoco por anuncios en sus páginas. "El objeto de la demanda eran los programas de intercambio de archivos que desarrollé hace tiempo, que obtienen ingresos por medio de publicidad, pero que en ningún caso dependen del uso que se le dé a estos programas, que es lo que las discográficas consideran dañino".

En su opinión, son las discográficas las que tienen que actualizarse: "Hace más de 10 años que apareció Napster y ellos siguen con los mismos argumentos. Mientras tanto, las tecnologías se reemplazan unas a otras a gran velocidad".

Tras crear los programas en litigio Manolito, Blubster y Piolet, Soto se ha embarcado en la creación de FooFind, un buscador que quiere "hacerle a las redes P2P lo que Google le hace a la web". Su objetivo es que indexe cualquier documento y además sea semántico. Es decir, que asocie el contenido de los archivos con otros. El código de Foofind se puede descargar libremente en http://code.google.com/p/foofind/.

El martes, Soto recibió 1,6 millones de Industria para desarrollar FooFind; empleará ese dinero en aumentar el "equipo humano y técnico de su empresa e indexar 1.000 millones de archivos en 2012".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de diciembre de 2011