Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético debe 215 millones a Hacienda

La deuda casi equivale a la tercera parte de la de todos los clubes con la agencia tributaria

El Atlético debe 215 millones de euros a Hacienda, según se desprende de las cuentas anuales del club a 30 de junio de 2011, a las que ha tenido acceso EL PAÍS. Esa cantidad, de la que 72,7 millones son a corto plazo (menos de un año) y 142 a largo, supone casi la tercera parte de los 694 millones que los equipos españoles tienen pendientes con la Administración Tributaria. Una cifra que, en vez de disminuir, no para de aumentar: a 31 de octubre de 2008, era de 627 millones, según explicó entonces el Gobierno. En concreto, la deuda rojiblanca con Hacienda se incrementó en 51 millones en el pasado ejercicio.

La crisis económica, la falta de buenos resultados deportivos (la Liga Europa y la Supercopa de Europa de 2010 son los únicos títulos conseguidos desde el doblete Liga-Copa de 1996), la falta de continuidad en el plantel (un promedio de 14 caras nuevas desfilando por el vestuario cada temporada) y la discutible gestión de la entidad, con más de 600 millones invertidos en fichajes en los últimos 15 años, están pasando factura a la caja del Atlético. Si en el curso 2009-2010 se manejaba en las oficinas del Calderón un presupuesto (importe neto de la cifra de negocios) de 122,8 millones, en la campaña 2010-2011 descendió hasta los 94,6 millones, un 23% menos. La caída de los ingresos se produjo en buena parte por los tropiezos deportivos. La eliminación en la fase de grupos de la Liga Europa y en los cuartos de la Copa tras haber alcanzado la final el año anterior hizo que el volumen de negocio disminuyera, pasando la recaudación por competiciones de 36,7 a 10,6 millones. Las perspectivas para la temporada actual marcan un presupuesto de 89,8 millones. Redondeando, 30 millones menos que dos años antes.

Reconoce 5,9 millones de pérdidas frente a los 75.000 euros del ejercicio anterior

Las fichas del equipo subieron de 37,5 a 39 millones; las primas, de 7 a 8,7

Pese a las pérdidas reconocidas (de 75.000 euros se pasa a 5,9 millones), el Atlético fue el club de toda Europa que más ingresos obtuvo en el pasado mercado de verano: 85 millones (45 por Agüero, 20 por De Gea, 8,8 por Elías, 5 por Forlán, 3,1 por Julio Alves, 2 por Ujfalusi y 1 por Ibrahima). A 30 de junio, las entradas por este concepto fueron de 43 millones mientras que para el ejercicio actual están previstos otros 30 millones. Sobre el papel, la suma no cuadra (73), pues se queda a 12 millones de los que el club consiguió en teoría por la venta de los futbolistas.

Eso sí, la crisis no ha afectado al bolsillo de los jugadores. En plena época de recortes, las remuneraciones de la primera plantilla se mantienen estables e incluso aumentan de 52 a 53 millones. Así, las fichas del plantel ascendieron de 37,5 millones a más de 39. Lo mismo sucedió con las primas, que pasaron de 7 millones a 8,7. "Este incremento de casi dos millones no se comprende", critican en el Consejo de Administración; "¿cómo puede ser que estos estímulos por resultados fueran mayores que en la temporada que se ganó la Liga Europa en Hamburgo, el primer título internacional desde la Copa Intercontinental de 1974? No es razonable, y menos cuando el equipo no pasó de la liguilla en Europa y fuimos séptimos en la Liga". La previsión para la temporada actual es que los sueldos y salarios de la plantilla (incluidos conceptos como los derechos de imagen y las fichas del filial) sean de 61,5 millones, lo que significaría más de dos tercios del presupuesto.

A lo largo de los 113 folios de las cuentas, no hay una sola mención a los fondos de inversión a los que el club está recurriendo desde el mercado invernal de fichajes de la temporada pasada (así se han financiado parte de las operaciones de Elías, Silvio o Falcao, los tres representados por Jorge Mendes) y no se explican operaciones como la de Julio Alves, al que el Atlético inscribió en la Liga justamente al cierre del mercado de verano para traspasarlo al Besiktas. Eso sí, por primera vez aparecen reflejados los gastos derivados de la gestión de los agentes. De acuerdo con los números del club, el curso pasado fueron de 3,8 millones, un millón menos que en el de 2009-2010. La amortización de los derechos de adquisición de jugadores se llevó 22,7 millones.

El Atlético tiene previsto celebrar el próximo martes, 20 de diciembre, su junta anual de accionistas. No será un encuentro normal. Para empezar, porque, como mucho, asistirá una veintena de accionistas, ya que el club exige un mínimo de 2.906 papeletas, equivalentes a unos 24.000 euros y al tope legal que permite la Ley de Sociedades de Capital, que marca como techo el uno por mil de las acciones totales.

Además de la aprobación de las cuentas, en el orden del día se votará la reforma de los estatutos. Entre los 37 artículos a revisar, destaca la modificación del número 31, relativo a la remuneración de los consejeros: "El cargo de consejero es gratuito. No obstante lo anterior, el Consejo de Administración podrá acordar establecer o modificar cualquier clase de contrato que regule la relación de prestación de servicios o de obra entre la Sociedad y uno o varios de sus consejeros". De esta forma, el consejero delegado y accionista mayoritario, Miguel Ángel Gil Marín, no contravendría los estatutos de la casa, que en teoría prohíben cobrar un salario si no hay beneficios. Los estatutos vigentes y la Ley de Sociedades de Capital no han impedido que Gil Marín cobrara 1,2 millones en la temporada 2008-2009 o 1,35 en la siguiente, cuando fue nombrado en Dubái mejor gestor del año (en la misma ceremonia, Mendes fue elegido el mejor agente). En el ejercicio 2010-2011 su nómina fue de 1,05 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de diciembre de 2011