Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CLAUDIO GENTILE | Defensa campeón mundial con Italia en 1982 | FÚTBOL | Internacional

"Maradona no sabe perder"

Tiene 58 años y el físico de un jugador de 20. Claudio Gentile nació en Trípoli (Libia) en 1953 y nunca regresó. Se lo impidió una ley de Gadafi. Adonde sí ha vuelto es al Bernabéu. "Allí, desde la derecha, metí el centro a Paolo Rossi para que marcara el primer gol", dice señalando el césped. Era el 11 de julio de 1982. Italia se proclamó campeona del mundo al derrotar (3-1) a Alemania. Gentile, que antes había secado y desquiciado a Maradona en Sarrià no había vuelto al estadio del Madrid hasta el pasado miércoles.

Pregunta. ¿Qué siente?

Respuesta. Recuerdo los festejos como si fueran ayer. Y la subida por la escalera para recibir la copa. El estadio lo han reestructurado entero. El palco estaba en el lado opuesto. Pero el terreno de juego sigue siendo el mismo... Me emociona ver la zona desde la que metí aquel centro a Rossi.

"Era desleal. Se pasó los días diciendo que le había pegado"

"Ahora se marca por zonas, no al hombre. Un fallo. Rossi metería así 50 goles al año"

P. ¿Qué hicieron por la noche?

R. Nos fuimos al hotel y cenamos con el presidente Pertini. Se quedó con nosotros hasta las dos de la madrugada. Ha sido el presidente más humano y cercano a la gente que ha tenido Italia. Lo demostró aquella noche. Quiso estar con nosotros. Nos dijo: "Habéis hecho feliz a un país".

P. ¿Cuándo empezó de verdad su Mundial?

R. Contra Brasil y Argentina. Sufrimos en la primera fase [empates con Camerún, Perú y Polonia] porque teníamos demasiadas cargas de trabajo. Todos nos daban por muertos y los italianos somos así: cuando nos dan por muertos es cuando empezamos a jugar.

P. ¿Ha vuelto a ver a Maradona después del Italia-Argentina?

R. Nos volvimos a enfrentar tres veces. Es una persona con la que no quiero tener relación. Es desleal. Maradona no sabe perder y, si pierde, echa la culpa a los demás. A Zico le sigo viendo. Es un tipo honrado. Se acabó el partido y dijo: "Gentile ha hecho lo que tenía que hacer. Y punto".

P. El árbitro del Italia-Argentina le pitó seis faltas. Las seis se las hizo a Maradona.

R. Sí. Y Maradona se pasó los días diciendo que yo le había pegado. He visto ese partido no sé cuántas veces e hicieron más faltas Gallego, Passarella y los defensas argentinos que yo.

P. ¿Cuándo le dijo Bearzot que iba a marcar a Maradona?

R. Dos días antes. Le pregunté: "¿Por qué yo?". Y me contestó: "Si no lo marcas tú, tienen que hacerlo Oriali o Tardelli y perdemos juego ofensivo". Me pasé dos días viendo vídeos de Maradona: entendí cómo controlarlo; pararlo, no, porque era imposible.

P. ¿Y cómo le controló?

R. No dejándole girarse. Si se giraba, era tan rápido que le hacías falta o se iba. No me alejé de él. Funcionó. Los compañeros ya no le pasaban la pelota. Maradona sufría muchísimo los marcajes al hombre. Se ponía nervioso si no conseguía ser él mismo.

P. ¿Y a Zico?

R. Bearzot me dijo que me tocaba marcar a Zico cuando salíamos del túnel de los vestuarios. En principio, a mí me había puesto a marcar a Éder con Oriali sobre Zico. Pero entonces me dijo: "Lo he pensado mejor. Marca tú a Zico". Yo creo que lo tenía claro desde el principio. Me lo dijo solo al final para no presionarme.

P. ¿A Messi cómo se le marca?

R. Yo le marcaría igual que a Maradona. Es triste, pero todos los equipos que se enfrentan al Barça parece que dan el partido por perdido solo porque juega Messi. A Messi hay que marcarle al hombre. En 1986, Argentina ganó el Mundial porque Maradona salía del centro del campo e iba como una bala a la portería. Nadie le marcaba.

P. ¿Es mejor Messi que Maradona?

R. No. Cuando Maradona te encaraba, no podías hacer nada. Además, Maradona jugaba con otras reglas. No existía la tarjeta roja para el último hombre.

P. ¿Qué significaba ser defensa en los años ochenta?

R. Aumentar el valor de la escuela italiana. Se basaba en el marcaje al hombre, algo que ahora nadie sabe hacer. La escuela italiana ya no existe.

P. ¿Por qué ya no se enseña?

R. Porque los técnicos prefieren marcar por zonas. El defensa ya no se encarga de un rival, sino de una zona. Es un fallo. Por eso vemos muchos goles de delanteros que marcan solos desde dentro del área. Riva, Rossi, Bettega o Boninsegna, marcarían ahora 50 goles por temporada.

P. ¿Le gusta el fútbol de hoy?

R. No me entusiasma. Yo echo de menos el fútbol de antaño. Ya no existen los duelos de antes... Me acuerdo que, cuando era un chaval, existían los duelos Burgnich-Riva, Rosato-Boninsegna, Furino-Rivera. La gente se preguntaba si Riva conseguiría librarse del marcaje de Burgnich. Hoy, en la víspera de los partidos importantes, ya no leo esas cosas... Solo se habla de resultados y táctica.

P. ¿El mejor defensa?

R. Me gustaba Burgnich. Era el clásico lateral marcador con garra. Y Krol.

P. ¿Y en la actualidad?

R. Ninguno. Ha desaparecido la categoría del defensa con garra. Se puede hablar de buenos defensas, pero no de defensas-marcaje.

P. ¿El futbolista más elegante que ha conocido?

R. Platini. Era inteligente, muy bueno técnicamente. Un auténtico líder.

P. ¿Quién le volvió más loco?

R. Sinceramente, nadie me ha creado dificultades. He jugado Mundiales, Eurocopas..., y ninguno de los rivales que yo marcaba consiguió meter goles. Recuerdo el Italia-Argentina de 1978. Kempes marcó a todas las selecciones menos a Italia. Le marcaba yo.

P. ¿Le molesta que siempre se use el término catenaccio cuando se habla de Italia?

R. Para nada. Bilardo, seleccionador de Argentina, cuando ganó el Mundial de 1986, dijo: "He copiado la Italia del 82 para poder ganar el Mundial".

P. The Times le colocó octavo en la lista de los defensas más duros.

R. He elogiado siempre a los ingleses porque son los inventores del fútbol, pero de fútbol no entienden mucho. Han defendido el fútbol físico durante años y resulta que meten en esa lista a un tipo como yo que solo fui expulsado una vez (por dos tarjetas amarillas). Nunca hice daño a nadie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de diciembre de 2011