Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cita decisiva en Bruselas

Croacia promete sumarse al euro

La exrepública yugoslava será el 28º Estado de la UE el 1 de enero de 2013 - Serbia, frustrada porque Bruselas rechaza su admisión como candidato

Croacia y los Veintisiete suscribieron ayer el tratado de adhesión que convertirá el 1 de julio de 2013 al país balcánico en el 28º miembro de la Unión Europea. La adhesión se produjo el mismo día en que la UE aparecía fracturada en torno a la moneda única, con socios reticentes entre los países de la última ampliación, como Hungría o la República Checa. "Nosotros nos vamos a unir a la UE en su totalidad", aseguró en Bruselas Jadranka Kosor, primera ministra en funciones de Croacia. En Zagreb, su sucesor, Zoran Milanovic, la secundó: "Ese es nuestro objetivo".

Además de las previsibles referencias al de ayer como día histórico para Croacia, país de 4,4 millones de habitantes, Kosor habló de jornada de "emoción y satisfacción", y pronosticó que en el referéndum de ratificación que debe celebrar el país el apoyo a la adhesión superará el 52% registrado por los sondeos de opinión en julio. Croacia será el segundo país balcánico occidental, tras Eslovenia, en sumarse al club comunitario.

Los analistas creen que Zagreb adoptará la moneda única en 2020

El conflicto de Kosovo pospone la decisión sobre Belgrado

Entre los muchos agradecimientos, la primera ministra dedicó el acontecimiento "a los veteranos de guerra que defendieron Croacia, a los desaparecidos y a los caídos" en la sangrienta lucha por la independencia de Yugoslavia librada entre 1991 y 1995.

Kosor, líder conservadora recientemente aplastada en las urnas por el socialdemócrata Milanovic, aseguró no tener dudas de que su país asumirá plenamente el acervo comunitario, incluida la moneda única que ahora divide a los Veintisiete. "Nos vamos a unir a la UE en su totalidad", afirmó. Milanovic precisó que esa es una exigencia a medio plazo del tratado de adhesión y que será un objetivo a cumplir. Los analistas calculan que Zagreb podría pasar de la kuna al euro en torno a 2020.

La adhesión croata, que ha de ser ratificada por los restantes socios comunitarios, es una confirmación con hechos del compromiso de la Unión con los Balcanes, según el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy: "Croacia es una pionera y prueba evidente de que el futuro de los Balcanes occidentales está en la Unión Europea. La Unión sigue comprometida con esta perspectiva".

Comprometida, pero no obsesionada con ese principio, como ha comprobado Serbia. Belgrado confiaba en que este Consejo le concediera la calidad de candidato a la integración, pero los líderes de los Veintisiete han optado por posponer al próximo mes de marzo la decisión, previa aceptación en febrero por los ministros de Exteriores comunitarios de ese estatus, como es de rigor.

La inestabilidad de Kosovo y los enfrentamientos de las últimas semanas, que han dejado heridos a soldados alemanes y austriacos que velan por la libertad de circulación en el territorio en nombre de la ONU, han sido decisivos para dejar a Serbia a la espera. No ha bastado el acuerdo de última hora sobre el control fronterizo entre Serbia y Kosovo. La decisión de febrero / marzo estará supeditada a que Belgrado "continúe mostrando serio compromiso y consiga avances" en sus relaciones con Pristina, según el Consejo Europeo.

El retraso de los Veintisiete cayó como un jarro de agua fría en Belgrado. No obstante, el presidente Boris Tadic, firme partidario de la integración de su país en la UE y siempre acosado por las fuerzas nacionalistas, declaró que "Serbia ni puede ni debe renunciar a su futuro europeo. Serbia pertenece a Europa y cualquier otra solución tendría complejas consecuencias".

Los líderes europeos acordaron también abrir en junio de 2012 las negociaciones para la futura adhesión de Montenegro, que recibió la condición de candidato en 2010.

Bulgaria y Rumanía vieron ayer despejada su participación plena en el espacio Schengen, de libre circulación sin controles fronterizos. Holanda acabó por levantar sus dudas sobre la capacidad de ambos países para combatir la corrupción y la delincuencia organizada. Los dirigentes europeos piden a los Gobiernos que tomen cuanto antes las medidas pertinentes para hacer realidad su acuerdo político. Pero no las deben de tener todas consigo. "Si es necesario, el Consejo Europeo volverá sobre la cuestión en su reunión de marzo de 2012", se lee en las conclusiones de la cumbre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 2011