Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sabadell rentabilizará la CAM con despidos y el cierre de 300 oficinas

Oliu dice que la caja "no tenía futuro", pero que ahora dará beneficio en 2012

El presidente del Sabadell, Josep Oliu, cree que "la CAM no tenía futuro", pero en manos de su banco volverá a beneficios en 2012. Será, según explicó ayer, una operación dura, pero digerible, y lograrán que la absorción de la entidad intervenida sea rentable y que el grupo final cumpla con el riguroso nivel de solvencia exigido a las entidades (el core Tier 1 EBA será del 9%). Dura será sobre todo la operación para los trabajadores de la hasta hace poco caja alicantina: entre los planes del Sabadell está el cierre de 300 de las 939 oficinas que tiene ahora, con el consiguiente ajuste de plantilla. Según el director general de Sabadell, Miquel Montes, el hombre que pilotará la integración, "se hará de la forma menos traumática".

Después de que el resto de entidades interesadas se echaran atrás, solo el Sabadell se ofreció a hacerse con la CAM. Por un euro simbólico, eso sí, después de que haya sido previamente saneada gracias a 5.249 millones del Fondo de Garantía de Depósitos. Además, tiene un doble blindaje, ya que dispone de la cobertura del 80% de las pérdidas no provisionadas procedentes de una cartera de activos problemáticos de 24.644 millones de euros a través de un esquema de protección de activos (EPA). "Va a ser una operación dura que requerirá el mejor management, dedicado de pleno a esto durante dos años. Quizá otras entidades tenían otros intereses en los que concentrarse", señaló Oliu.

Las estimaciones del supervisor apuntan a que la pérdida esperada de la cartera problemática es de unos 5.500 millones de euros. La CAM tiene dotadas provisiones de unos 3.882 millones para hacer frente al primer impacto. Quedarían otros 1.500 millones en los que el Sabadell absorbería solo el 20%, unos 300 millones de euros. Oliu no quiso revelar las pérdidas a las que creen que puede enfrentarse su nueva adquisición. Apuntó, eso sí, que el paquete de activos peligrosos, esos 24.644 millones EPA, no los mezclarán con nada. Ni con la cartera del Sabadell ni con las que hereden de la CAM.

Más allá del euro simbólico, ¿por cuánto les sale realmente la operación? "Por un euro. Bueno, más las ampliaciones de capital que hagamos para reforzarnos", apuntó. En una presentación para analistas, previa a la rueda de prensa, la entidad anunció que prevé ampliar capital en hasta 1.000 millones de euros para digerir la adquisición. Una ampliación que ante los periodistas justificó explicando que "esta será una operación que generará apetito en los mercados una vez esté cerrada, y se hará una ampliación destinada a accionistas". Además, la entidad catalana cuenta con que puede generar de manera interna hasta 2.100 millones. Del total, 870 millones procederían de la oferta de canje de las participaciones preferentes en acciones que anunció la semana pasada. El resto, de una segunda oferta "tras la toma de control", que se llevará a cabo con preferentes de la CAM.

El proceso de compra espera ahora la luz verde del Ministerio de Economía, las autoridades de la Competencia y otros organismos como la CNMV, según explicó el presidente del Sabadell. Piensan cerrar la operación antes de finales de marzo. "Tal día como hoy, dentro de un año, queremos que haya finalizado el proceso total de integración. Si puede ser antes, mejor", señaló.

La entidad catalana espera obtener 331 millones en sinergias anuales desde 2014, que se generarán de manera progresiva: 112 millones en 2012; 230 millones un año después y 331 millones a partir de 2014. La partida más importante serán los recortes de costes de personal por importe de 138 millones. El Sabadell espera ahorrar otros 83 millones en costes administrativos y 26 millones en amortizaciones.

Oliu no quiso especificar los despidos previstos. "Haga usted el cálculo teniendo en cuenta la media de empleados por oficina", ofreció a un periodista. La entidad alicantina tiene actualmente 6.432 trabajadores y 939 oficinas. Con la fórmula de Oliu, 300 oficinas menos suponen 2.050 empleos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 2011