Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos millares de personas protestan en Madrid contra el desalojo policial del hotel okupado

El desalojo policial llevado a cabo ayer en el hotel Madrid, un inmueble abandonado muy próximo a la Puerta del Sol, desató horas después la airada protesta de más de 2.000 indignados en el centro de la capital. Los manifestantes se concentraron en Sol y posteriormente marcharon por las principales arterias profiriendo proclamas anticapitalistas y provocando problemas en el tráfico rodado.

La policía había puesto fin por la mañana a casi dos meses de okupación en el céntrico establecimiento en el que residían desde hace casi dos meses decenas de personas, algunas de ellas desahuciadas por impago en distintos puntos de la capital. Los okupados contaban con el apoyo del Movimiento 15-M. El desalojo se extendió también al Teatro Albéniz, unido con el hotel por un pasadizo interior, donde habitaba otro grupo de residentes irregulares. La actuación policial afectó a un centenar de personas, nueve de las cuales fueron detenidas por infracción de la Ley de Extranjería y otra por posesión de droga.

Los agentes irrumpieron en ambos inmuebles en cumplimiento de una orden del Juzgado de Instrucción número 39 de la capital. "Entraron como si fuéramos terroristas, como si estuviéramos armados, y cuando estábamos todos durmiendo", protestaron algunos inquilinos del Albéniz, que no tuvieron tiempo ni para recoger sus efectos personales.

El inicio de las okupaciones, que coincidieron con la última gran manifestación convocada por el 15-M, se convirtió en un arma arrojadiza de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quién acusó a la Delegación del Gobierno y a su titular, Dolores Carrión, de inacción ante la iniciativa de varias decenas de personas, que decidieron dedicar el inmueble a actividades diversas.

Desde el Gobierno se replicó que solo con una orden judicial era posible iniciar el desalojo. Precisamente fue el juez quien fijó las siete de la mañana de ayer para solucionar la cuestión. A esa hora, armados con mazas, los policías entraron por la fuerza en sendos edificios.

En el hotel Madrid, okupado el 15 de octubre, estaban pernoctando 93 personas, de las que 28 estaban indocumentadas. Estas últimas fueron las trasladadas a la Brigada Provincial de Información para ser identificadas. En la fachada del edificio habían colocado diversas pancartas a favor de la okupación. Todas ellas fueron retiradas por la policía y por el Servicio de Limpieza Urgente (Selur) del Ayuntamiento.

En el teatro Albéniz se encontraban unas diez personas distribuidas entres plantas. Posteriormente, un operario procedió a tapiar con ladrillos los accesos a los dos inmuebles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2011