Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Usted y Lehman Brothers

No sé si se ha dado cuenta pero usted y Lehman Brothers son los verdaderos responsables de la crisis. Los hermanos Lehman dieron el pistoletazo de salida de la actual crisis económica pero lo suyo... Lo suyo es aún más grave. Su responsabilidad es mayor que la de estos magnates y a estas alturas debería reconocerlo: usted ha vivido por encima de sus posibilidades.

Como en la novela El proceso, de Kafka, el acta de acusación aún no está finalizada pero su culpabilidad es más que manifiesta. No puede ocultar a nuestros ojos sus delitos. Hemos aprendido de la Iglesia católica el inmenso valor de la culpa, esa sustancia pegajosa que se extiende por el cuerpo social y que paraliza a las víctimas. Y la prueba fehaciente de su delito es que usted muestra síntomas de culpabilidad. Y si no, revise sus acciones detenidamente. Seguramente ha sido usted una de las personas que compraron su vivienda en los últimos diez años. No se escude ahora en que se trata de un bien de primera necesidad. Nadie le obligaba a recurrir a créditos bancarios ni le garantizaba su valor. ¿Lo ve? Incluso aunque pague religiosamente sus recibos: usted ha sido instigador de la burbuja inmobiliaria y de la consiguiente pompa financiera.

Además, si es usted una de las personas que tiene un trabajo estable, debe considerarse un privilegiado. Si es usted funcionario, realmente su caso es muy grave, una especie de bomba de destrucción masiva de las finanzas públicas. ¿No le avergüenza tener un salario fijo en estos tiempos? No me cuente que trabaja duramente ni que ganó su puesto con mucho esfuerzo y sacrificio. Tampoco me argumente que durante los años de bonanza su sueldo apenas ha crecido y que con la crisis se ha reducido de forma importante. Usted demuestra mucha insolidaridad cobrando todos los meses y teniendo un lugar al que ir a trabajar. Por eso su caso debe ser tratado con una dureza extraordinaria: la mayor parte de los recortes y de los sacrificios irán a su cuenta. Pero si usted es un trabajador del sector privado o un eventual, tampoco está fuera de esta acta de acusación. Seguro que exigió cobrar según el convenio, se empeñó en demandar una indemnización en caso de despido y es posible que acariciara la idea de jubilarse antes de que los huesos le crujieran en el andamio o en la cadena de producción. ¿No vio con claridad que sus derechos estaban claramente por encima de sus posibilidades?

Los excesos y pecados son verdaderamente imperdonables: los enfermos abarrotaban las salas de espera de los centros de salud y de los hospitales para en una clara muestra de abuso del servicio; los mayores y discapacitados cobraban una ayuda de la ley de Dependencia cuando solo se trataba del lógico deterioro producido por la edad o por los genes; los inmigrantes podían acudir a la sanidad pública y sus hijos a los colegios y, en el colmo de los dislates, se enviaban recursos a algunos países del Tercer Mundo sin entender que, la caridad bien entendida, empieza por uno mismo.

Pero todo esto va a cambiar. ¿Lo entiende, no? ¿Comprende ahora el alcance de su culpabilidad? Usted merece mayor condena que Lehman Brothers. Ellos disfrutaban de aviones privados, de una flota de vehículos y de yates, pero no vivían por encima de sus posibilidades. Es más, las posibilidades se ajustaban a sus necesidades y los Gobiernos eran como plastilina en sus manos. Ellos eran hijos y nietos de banqueros mientras que usted, que no es nadie, ha hundido con sus pequeños derechos el sistema financiero. Sin embargo, si pensaba que sus crímenes habían pasado desapercibidos ya habrá comprobado su error. Algo me dice que usted comprende perfectamente la situación y, por eso, ahora va a empezar a pagar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2011