Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición aprieta al PP por el saqueo

La oposición acentuó ayer la presión sobre el PP y sobre el Consell que preside Alberto Fabra para que tome medidas ante el escándalo que está generando el caso Emarsa. El propio portavoz popular en las Cortes, Rafael Blasco, llegó a reconocer que le parecen "escandalosas" algunas de las cosas que se están conociendo sobre el saqueo de la empresa de depuración de aguas, aunque se refugió inmediatamente en que el tema es objeto de investigación judicial y que es en ese ámbito donde debe determinarse lo ocurrido, dado que, según dijo, está acostumbrado a ver informaciones "que luego resultan inexactas".

La diputada del PSPV-PSOE Cristina Moreno, que consideró "realmente escandaloso" lo que ha ocurrido en la depuradora de Pinedo, recordó que "el caso está en los tribunales por una denuncia de los socialistas valencianos". En la línea del portavoz de su grupo y secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, que ayer insistió en una entrevista en Ràdio 9 en que "Fabra no cambia el rumbo del modelo fracasado del PP", Moreno apeló a las implicaciones de la Generalitat en el caso Emarsa, dado que la empresa metropolitana se nutría de fondos autonómicos a través de la Entidad de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar). "Es necesario saber", dijo la diputada socialista, "por qué recibía una financiación que, en algunos apartados, se triplicó".

Para Mònica Oltra, de la Coalició Compromís, casos como el de Emarsa demuestran que allí donde la justicia ha podido intervenir se ha evidenciado que, bajo la mayoría absoluta del PP en las instituciones, la consigna era "pasen y saqueen". La diputada apuntó directamente a la posibilidad de que detrás del caso Emarsa haya un mecanismo de financiación "colateral" del PP y añadió que a Alberto Fabra "se le han pasado los días de gracia" y debe tomar "cartas serias en el asunto".

De "escándalo absoluto" calificó Ignacio Blanco, de EU, lo que se está conociendo de lo ocurrido en Emarsa. El diputado apuntó a Fabra y al presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, a quienes atribuyó haber "amparado" a imputados que "manchan la imagen" de la gestión pública. Blanco se refirió explícitamente a Enrique Crespo, que era presidente de Emarsa y es alcalde de Manises y sigue siendo vicepresidente de la Diputación.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, afirmó ayer que los socialistas, que fueron los primeros en denunciar el saqueo de la empresa pública, pretendían "tapar" la operación Campeón -en la que un empresario ha acusado al ministro de Fomento, José Blanco, de aceptar comisiones- con el caso Emarsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2011