Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy reclama ayuda a la UE y promete cumplir con el déficit por encima de todo

El futuro presidente pretende que España esté en el 'núcleo duro' del euro

Mariano Rajoy está aún lejos de mandar en Europa. Ni siquiera es aún presidente del Gobierno en España, y los suyos se empeñan en justificar su encierro -no ha hecho ninguna comparecencia pública desde las elecciones y no se espera que la haga hasta el jueves- en que aún no manda, al menos formalmente. Sin embargo, el líder del PP, a través de su intérprete oficial, Maria Dolores de Cospedal, número dos del partido, quiso empezar ayer a lanzar mensajes claros a quienes serán sus interlocutores europeos, ya que allí está la clave de la política española para los próximos meses.

Rajoy habló la semana pasada con Angela Merkel y a ella parecían dirigidos los mensajes principales de Cospedal ayer. Primero, el compromiso: "Rajoy ya ha hecho llegar a todos sus interlocutores que va a cumplir con el objetivo del déficit por encima de todo. Nos jugamos la credibilidad de España. Está fuera de toda duda". Eso implicará un enorme recorte del gasto público que, nadie lo niega en privado en el PP, aumentará el riesgo de recesión en España. Cospedal enfatizó una y otra vez: "Por encima de todo", "no sujeto a condiciones", "no puede haber dudas". Estaba claro: después de varios días de críticas a Rajoy por no lanzar mensajes claros a los mercados, fue su número dos quien lo hizo en un tono similar al "me cueste lo que me cueste" de José Luis Rodríguez Zapatero en mayo de 2010. De hecho, la línea de Rajoy parece claramente continuista con la del presidente en funciones.

Pero a partir de los compromisos, llegaron las peticiones de ayuda a Merkel y a todos los que mandan en Europa. Hubo dos muy claras. Una, que el BCE compre deuda de los países que cumplen, como España: "Entendemos que el BCE tiene una función importante que cumplir". Y otra, aún más novedosa. Rajoy, dice Cospedal, no quiere una Europa a dos velocidades. Pero ante la evidencia de que se está consolidando esa idea, el líder del PP trabajará para que España esté en el núcleo duro de los países de la primera velocidad. "Rajoy ha dejado claro que no es deseable una Europa de dos velocidades. Pero si esta situación se produjera haremos todos lo que se tenga que hacer para que España este en la primera velocidad".

Es la primera vez, en las últimas semanas, que el líder del PP, siempre a través de la exégesis de otros dirigentes dado su silencio, empieza a asumir la idea de las dos velocidades, aunque no le guste, y demuestra que va a luchar para colocar a España en la primera. Tanto Rajoy como su entorno, aunque antes de las elecciones se empeñaran en destacar lo contrario, son conscientes de que este no es un problema español, sino de todo el euro, y las soluciones van a venir de Europa.

Cospedal lo dijo muy claro: "Es indispensable que Europa tome decisiones encaminadas a ayudar a los que van a cumplir. No se pueden mantener los diferenciales tan enormes entre países. Es un momento clave para Europa. Es indispensable que tanto los integrantes como las instituciones europeas estén a la altura de las circunstancias. Es un momento de altura de miras y de premiar a los que cumplan".

A partir de ahí, no hubo más claridad. Ni sobre eurobonos, ni sobre los recortes de la Generalitat de Cataluña, ni sobre el indulto a Alfredo Sáenz, número dos del Banco Santander. Cospedal no fijó posición en ninguno de esos asuntos. Y Rajoy sigue empeñado en no aceptar preguntas. Dos meses y medio lleva sin dar una rueda de prensa. Y Cospedal dijo que la ofrecerá "cuando lo estime oportuno". Esto es: no se sabe. Hoy se llegará al extremo de que Rajoy recibirá la visita de Antonio Tajani, uno de los siete vicepresidentes de la Comisión Europea y hombre muy cercano a Silvio Berlusconi, y será Tajani quien ofrezca una rueda de prensa en la calle Génova, pero no Rajoy.

¿Cree que este silencio da confianza?, le preguntaron a Cospedal. "Una cosa es que no haya comparecido todos los días en rueda de prensa y otra que no esté despachando y reunido con todo el mundo con el que tiene que estar. Para los mercados es tranquilizador saber que Rajoy no ha parado de trabajar. No conozco a ningún presidente que haya expuesto su programa antes de la sesión de investidura".

Presidente, el día 22

Diciembre viene muy cargado de citas para Mariano Rajoy:

- Día 1. Reunión con los presidentes autonómicos. Primer discurso público tras las elecciones.

- Días 7 y 8. Reunión en Marsella del Partido Popular Europeo. Encuentro con Merkel y Sarkozy.

- Día 12. Junta Directiva. Anuncia portavoz y presidentes al Congreso y Senado.

- Día 13. Se constituyen las Cortes.

- Días 20 y 21. Sesión de investidura.

- Día 22. Toma de posesión de Mariano Rajoy.

- Día 23. Primer Consejo de Ministros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011

Más información