Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mercados

Cataluña limita el cobro de dietas en las cajas que han recibido fondos públicos

Los consejeros podrán asignarse a lo sumo el 2% del presupuesto de la obra social

El Gobierno catalán ha decidido atar corto las retribuciones por dietas y desplazamientos de los consejeros de las cajas que han recibido dinero público. A partir de hoy, las entidades que hayan captado ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y las que se hayan integrado en un Sistema Institucional de Protección (SIP) con una participación minoritaria, podrán destinar a dietas un máximo del 2% del presupuesto anual de su obra social.

El Departamento de Economía, dirigido por Andreu Mas-Colell, lleva desde octubre preparando esa orden, que ha acelerado el escándalo en Caixa Penedès por el plan de pensiones de más 20 millones de euros que se asignaron cuatro ex altos cargos, entre ellos el presidente y el director general. Fuentes del departamento explicaron que el consejero considera que "la existencia de paquetes de compensaciones elevados son difíciles de justificar" y que "preocupan en un contexto de ajustes públicos".

La orden, publicada ayer, afectará a todas las cajas catalanas, salvo La Caixa, que no ha recibido ayudas públicas. Además de controlar que las dietas y los desplazamientos no consuman "una parte significativa de los fondos" que las cajas tienen para obra social, la Generalitat también vigilará que "la frecuencia" de las reuniones se acomode a esa cuantía proporcional al 2%, de forma que las reuniones de los consejos deberán tener "contenido".

Los pagos por dietas se redujeron en un 54% en el caso de CatalunyaCaixa en el primer semestre. No ocurrió lo mismo en Unnim, donde estos gastos se dispararon: si en todo 2010 las dietas ascendieron a 155.000 euros, solo en el primer semestre del año éstas fueron de 224.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011