Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alarte pide que se investigue el escándalo

"Exigimos al presidente Fabra la máxima transparencia y claridad, o demostrará que es un cómplice político de lo sucedido", dijo ayer el secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, que presentó una iniciativa parlamentaria para que las Cortes Valencianas constituyan una comisión de investigación sobre lo sucedido en la empresa pública Entidad Metropolitana de Aguas Residuales, SA (Emarsa).

La solicitud presentada por Alarte a la Mesa de las Cortes Valencianas concreta su propuesta de investigación sobre "la totalidad de los gastos liquidados por la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (Epsar)", que depende de la Generalitat, en lo que se refiere a Emarsa "desde el año 2003 hasta la fecha".

"Queremos saber por qué el PP triplicó los ingresos de dinero público inyectados a esta estación depuradora [en referencia a la depuradora de Pinedo, que gestionaba Emarsa] entre 2003 y 2010 sin que la cantidad de agua variara", señaló Alarte, que recordó que la depuradora del área metropolitana de Valencia, en la que se investigan graves irregularidades que han supuesto al menos un desfalco de 17 millones de euros, protagoniza un caso que supone "un esperpento y un auténtico bochorno".

Alarte señaló que "cada día, debido a las denuncias de los representantes socialistas y a la investigación judicial conocemos un capítulo más lamentable que el anterior". Y añadió: "Estamos ante el más claro ejemplo de hasta dónde es capaz de llevar la corrupción el PP en la Comunidad Velenciana, hasta una simple depuradora".

"La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá", añadió el líder del PSPV-PSOE, "era quien controlaba la mayoría en los órganos metropolitanos y puso al frente a gente de su estricta confianza, como el gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, que era uno de sus alcaldes pedáneos, y también eligió al alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación, Enrique Crespo, para el cargo de presidente y consejero delegado. Hoy ambos están imputados por estafa, delito societario y malversación".

En opinión de Alarte, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra "está obligado a iniciar una nueva etapa y cambiar el modo de actuar de su partido ante estos casos". El dirigente de los socialistas valencianos añade que ha pedido a la Generalitat "que se persone en el procedimiento y defienda los intereses de los vecinos y vecinas de Valencia y el área metropolitana, ya que han sido perjudicados por la gestión realizada".

Por otra parte, el portavoz de la Coalició Compromís, Enric Morera, hace referencia al caso Emarsa en la pregunta que dirigirá el jueves a Fabra en la sesión de control al presidente de la Generalitat. Morera recuerda que el juez ha pedido a la Epsar los informes técnicos que avalan el pago por el tratamiento de barros de la depuradora ante la sospecha de que los trabajos no se han realizado e inquiere "¿qué medidas ha tomado la Generalitat para verificar el correcto uso de los fondos públicos y la prestación del servicio contratado por la Epsar?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2011