Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exjefe de Caixa Penedès se asignó 11 millones de pensión

El Banco BMN reclamará hoy a Pagès que devuelva el dinero

Las fusiones de cajas de ahorros tienen la ventaja de que exigen revisar acuerdos, papeles y transferencias. Así es como ha salido a la luz que cuatro altos cargos de Caixa Penedès se habían adjudicado planes de pensiones, apoyados en pólizas de seguros, por valor de 20 millones, sin conocimiento del consejo de administración. Este hecho está en manos de la fiscal jefe de Cataluña. Penedès está integrado en banco Grupo BMN, fusión liderada por Caja Murcia, que recibió 915 millones de ayudas públicas.

Pero, según fuentes del consejo, el desglose demuestra quién fue el más beneficiado de esta trama: Ricard Pagès, expresidente de la caja, se asignó personalmente alrededor de 11 millones. De esta cantidad, 10,2 millones estarían en un fondo externo y 800.000 euros en otro de aportación definida. Pagès utilizó otra entidad financiera para esta maniobra, sin el acuerdo del consejo.

El segundo directivo mejor pagado podría tener seis millones

El segundo que mejor había salido para fue el ex director general, Manuel Troyano, que podría haberse asignado seis millones, según fuentes del consejo.

El tercer investigado es Joan Caellas, destituido a principios de agosto, que pudo hacerse con 1,5 millones. Tras un enfrentamiento con los directivos del banco Grupo BMN en agosto pasado, Caellas exigió además, tres millones para dejar su puesto por un contrato de blindaje que tenía firmado a su favor. Carlos Egea, presidente de Banco BMN, solo permitió que se llevara una indemnización de 45 días por año trabajado, lo que supuso alrededor de un millón de euros.

El cuarto implicado, Jaume Jorba, ex director de recursos humanos, también se habría hecho con 1,5 millones, según las mismas fuentes.

Estas cifras son de gran cuantía si se tiene en cuenta que en 2010 la caja ganó 27,45 millones, un 30% menos. La entidad, con 23.000 millones de activos, está en parte baja del ranking, aunque la cuantía de las pensiones es propia de una entidad diez veces más grande. En la última auditoría, firmada por Deloitte, dicen que el fondo de pensiones de los 2.800 empleados está dotado con 60 millones. Entre cuatro jefes se han repartido un tercio de esta cantidad.

Este escándalo no quedará circunscrito a Caixa Penedès. En la entidad matriz, el consejo de administración de BMN (donde están representantes de Caja Murcia, Caja Granada, Sa Nostra y Penedès) tiene hoy previsto sustituir a dos consejeros representantes de Caixa Penedès, Ricard Pagés y Manuel Troyano, por Albert Vancells, nuevo presidente de la entidad catalana y Ricard Banquells, secretario del consejo de administración de la misma.

Además, el consejo de BMN analizará la posibilidad de, conjuntamente con Caixa Penedès, "iniciar las acciones necesarias encaminadas a la reclamación de los fondos de pensiones de los cuatro exdirectivos, titulares de pólizas de seguros individuales, tras haber sido conocedores de su cuantía y de los procedimientos utilizados en su formalización", según fuentes de este banco.

El escándalo de Penedès obligará a examinar los procesos de control que tenía la caja y el conocimiento de los miembros de la comisión de retribuciones sobre las partidas transferidas porque la cuantía es de enorme importancia. El mismo problema ha surgido en las cajas gallegas y en la CAM, cuya subasta está prevista que se cierre el viernes próximo.

Si en Galicia y Alicante ha actuado Anticorrupción, en el caso de Penedès ha sido la Fiscalía Superior de Cataluña. Este organismo decidió el viernes pasado abrir una investigación para determinar la "posible responsabilidad penal" de los cuatro exdirectivos por administración desleal y apropiación indebida. También busca posible perjuicio a la entidad y abuso de funciones. Otro asunto es si las pensiones se dotaron antes o después de recibir las ayudas porque podría existir malversación de caudales públicos. Las diligencias se encuentran en su fase inicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2011