Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Comité federal del PSOE

Gómez se queda solo al pedir primarias a secretario general

Varios cargos defienden que los militantes ya participan

Ni un solo apoyo público y muchas críticas en el debate interno a la propuesta de ampliar el sistema de primarias para nombrar al secretario general y no exclusivamente, como ocurre ahora, para los candidatos electorales. El líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, se quedó ayer solo con esta idea en el comité federal, con un tímido apoyo de la corriente minoritaria Izquierda Socialista.

Las intervenciones que trataron esta cuestión en el cónclave insistieron en que los militantes ya participan en el proceso y criticaron que se cuestione la calidad democrática del sistema. Entre estos dirigentes estaba el propio secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero.

Los asistentes consultados señalaron también que Gómez solo formuló esta opción de pasada en su intervención y no llegó a reclamar una votación. Por eso, lo que se sometió a elección a mano alzada, al final del comité, fue la convocatoria del congreso ordinario, que se celebrará entre el 3 y el 5 de febrero en Sevilla, y la asignación de 970 delegados. Y fueron aprobadas por unanimidad. Esto ocurrió porque Gómez se ausentó de la sala durante la votación y la delegación de Madrid al completo votó a favor. Ni siquiera el diputado autonómico Juan Barranco, mentor del secretario general de los madrileños, defendió el cambio de sistema para este congreso, sino para el futuro.

El líder madrileño no llegó a solicitar la votación de su propuesta

Convocar primarias para nombrar al secretario general hubiera supuesto, además, modificar los estatutos. Gómez argumentó ante los medios que, si se ha modificado la Constitución "en 15 días", también era posible tocar la norma interna. Pero varios dirigentes territoriales le contradijeron, también en público, al remachar que el método vigente ya permite la participación de los militantes. Solo José Antonio Barrio de Penagos, de Izquierda Socialista, defendió las primarias. Y podría interpretarse cierto apoyo de Daniel Fernández, del PSC, que llamó a la "radicalidad democrática" y a escuchar a los afiliados.

Además del propio Zapatero, uno de los más tajantes en contra fue Óscar López, secretario de Castilla y León. "Siempre participan todos los militantes", zanjó. "Los congresos del PSOE han sido siempre democráticos y más desde que Zapatero es el secretario general".

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, llamó a celebrar "unas elecciones libres, abiertas y democráticas" y recalcó que el proceso se hará escuchando a los militantes en las asambleas y luego en los comités regionales y el federal.

También el expresidente de Castilla-La Mancha José María Barreda insistió en "respetar las reglas del juego". Y recalcó que el congreso de febrero podría modificar los estatutos, pero que la reforma solo se aplicaría, en su caso, en la siguiente elección de secretario general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 2011