Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cacharro es socio de Jorge Dorribo en la empresa del 'caso Campeón'

El expresidente lucense cobró dividendos de la compañía en dinero negro

Francisco Cacharro, expresidente de la Diputación de Lugo y durante décadas histórico barón del PP gallego, es socio de los laboratorios Nupel de Jorge Dorribo, el cabecilla de la trama del supuesto fraude de ayudas públicas -el llamdo caso Campeón- que ha provocado las dimisiones de dos parlamentarios autonómicos (de PP y BNG) y ha salpicado al ministro de Fomento en funciones, José Blanco, y al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Cacharro, actualmente desvinculado de la política, tras romper con el PP, figura en el informe concursal con su mujer, María del Carmen Gosende, como socio de la farmacéutica a la que el Gobierno gallego concedió ayudas por importe de tres millones de euros. El matrimonio participa como administrador solidario desde 2006 con un 3,82% de las acciones mediante la empresa Xorima Patrimonio, SL. Esta, a su vez, está participada por la energética Solar Caroni Tres, de la que el matrimonio es administrador único. "Esto no es nada nuevo", comenta molesto Cacharro por toda respuesta a la llamada de este diario.

El antiguo barón del PP tiene junto a su esposa un 3,82% de Nupel

Aunque Nupel estaba ya en quiebra a 31 de diciembre de 2010, los socios recibían dividendos de la contabilidad en B, no oficial, según consta en el informe. En el caso de la empresa de Cacharro, Xorima Patrimonio, SL percibió de esta forma 8.547 euros en 2009 y otros 8.639 en 2010. Pero la empresa del expresidente lucense también recibió créditos en B por 316.000 euros. La farmacéutica tenía "problemas gravísimos de liquidez, solvencia, rentabilidad y unos fondos negativos de 10.373.657,76 euros y un patrimonio neto negativo de 9.630.305,19 euros" por lo que, de acuerdo con la Ley de Sociedades de Capital, "estaría en causa de disolución sin que se hubiesen adoptado las medidas legales" para esos casos. Pero con las cuentas haciendo aguas, Dorribo se embarcó en una espiral de lujosas compras. El informe concursal da cuenta del elevado endeudamiento en préstamos con entidades bancarias para adquirir naves y coches de lujo por más de tres millones de euros en 2010.

Estás "inversiones" se suman a los "desorbitados saldos" en alguno de sus clientes cuya reputación "era más que dudosa", precisa el informe que cita, a título de ejemplo, los más de 9,3 millones de euros de Innova Farmacéutica, hoy en situación de concurso voluntario y "sin actividad alguna", los más de 276.777 euros a la Rally School de Luis Moya y 408.478,92 euros a Tramipharma. El socio principal de Nupel también soltó la mano en gastos de "propaganda, publicidad y relaciones públicas". Más de dos millones a patrocinios de Arde Lucus, Programa Lugo 10, del Club Baloncesto Breogán, del C.D. Lugo, del club de voléibol Emeve y de un rally. En este mismo capítulo figuran 9.492,30 euros de gastos de "visita médica" y 206.000 de "representación". Entre los gastos injustificados está la inversión para construir un laboratorio farmacéutico en el emirato de Abu Dhabi, de cuya obra no hay constancia.

Inversiones "innecesarias" en coches y naves de lujo

Con un panorama desolador sobre la inactiva y endeudada farmacéutica Nupel, Jorge Dorribo se lanzó a hacer importantes inversiones con fondos ajenos en artículos de lujo "totalmente innecesarios para la actividad de la empresa". La relación de coches y embarcaciones adquiridos de esta forma por el empresario ocupa más de dos folios del informe concursal, donde se puntualiza que solo se cita un extracto de estas compras.

Figuran numerosos vehículos de las marcas Porsche, Mitsubishi, Aston Martin, Range Rover, Mercedes, Maserati, Ferrari, Ford, Mini Cooper, Toyota, y BMW, entre otros. Junto a ellos, varias motos Kawasaki, quads Yamaha, otras motos acuáticas, embarcaciones Sacs y Beneteau y diversos productos para la práctica del deporte naútico.

La alegría en el gasto del empresario Jorge Dorribo se evidencia también, según consta en el mismo documento, en los créditos que concedió a diversas entidades deportivas. Entre las inversiones financieras en entidades ajenas a la actividad de la empresa, Dorribo -que salió de la cárcel en agosto- destinó 36.129,90 euros al Club Baloncesto Breogán, 8.053,40 euros a aportaciones de capital a Afigal y 6.000 euros a compra de acciones del Club de Golf de Lugo, SA, entre otras.

Todas estas inversiones se suman a los "desorbitados saldos" en alguno de sus clientes cuya reputación, precisa el informe concursal, "era más que dudosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2011

Más información