Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El cine hecho por mujeres toma Cineuropa

Un grupo de realizadoras presentan piezas filmadas en los últimos años

El festival Cineuropa dedicó ayer buena parte de su programación al cine hecho por realizadoras gallegas. Un debate en el que participaron varias directoras y la exhibición de 10 cortometrajes y documentales rodados en los últimos años fue la fórmula elegida para dar a conocer al público algunas de las propuestas cinematográficas más interesantes realizadas por mujeres en Galicia en los últimos años. La iniciativa partió de la comisión de igualdad del Consello da Cultura Galega, que pretende dar mayor visibilidad al trabajo de estas realizadoras.

Encarna Otero, miembro de esa comisión del Consello, destacó que entre los cortos seleccionados hay una gran variedad de temas que van desde la memoria, objetivo de las piezas de Margarita Ledo y Diana Gonçalves, a la reinvindicación de la lengua (Mónica Ares y María Yáñez) o los problemas de un grupo de mujeres que han padecido cáncer de mama (Nuria López). Otero apuntó que el Consello va a buscar la colaboración de otros eventos cinematográficos, como el Festival de Ourense, para dar la mayor difusión posible al trabajo que realizan las mujeres en la industria audiovisual gallega.

"Son filmes que van más allá de lo que se asocia a la típica visión femenina"

En el debate celebrado antes de la proyección de los filmes intervinieron las realizadoras Adriana Páramo, Olaia Sendón y Nuria López. Cada una de ellas tiene una vinculación diferente con el cine. Sendón es quien cuenta con una trayectoria más larga, mientras que Adriana Páramo está dando sus primeros pasos y Nuria Tomé participó en un proyecto, O mito de Venus, que nació como un trabajo realizado por estudiantes en la universidad y acabó teniendo una importante repercusión social.

Sendón, que presentaba su documental Os fabulosos irmáns da luz, explicó que la selección de piezas exhibidas en Cineuropa demuestra la variedad de temas y perspectivas que existen en la actualidad entre las realizadoras gallegas. "Son trabajos que van mucho más allá de lo que se asocia a la típica visión femenina aplicada al cine", indicó Sendón, quien en sus trabajos analiza cuestiones que tienen que ver con la comarca de la Costa da Morte, en la que creció. Concretamente, en Os fabulosos irmáns da luz el objetivo es echar la mirada atrás y filmar en aquellos lugares que fueron utilizados como cines y que actualmente han desaparecido o están en ruinas.

Adriana Páramo es una joven directora viguesa que ha realizado un máster sobre cine en Londres a lo largo de los dos últimos años. En su cortometraje Illa Pedra, que realizó como trabajo de fin de curso, Páramo parte de los poemas que le dedicó una amiga para construir una historia sobre la nostalgia y la amistad. La joven cineasta explica que le gustaría dedicarse profesionalmente al cine pero no tiene claro si podrá conseguirlo: "En estos momentos parece complicado por lo que seguramente tendré que compaginar la realización de películas con trabajos de otro tipo". Su cortometraje tuvo una buena acogida entre sus compañeros de clase aunque "a los alumnos ingleses les costaba más conectar con la idea de la morriña".

Nuria López, una de las directoras de O mito de Venus, contó que este documental fue realizado por un grupo de estudiantes de Comunicación Social en Santiago con la intención de ofrecer una perspetiva distinta de un tema tan delicado como el cáncer de mama. Las protagonistas son tres afectadas por la enfermedad que decidieron desnudarse ante la cámara y hablar con toda libertad sobre la enfermedad y sus consecuencias en todos los aspectos de su vida. "El mensaje que transmiten es que se puede salir de la enfermedad y que incluso la vida puede ser mejor después de sufrir una dolencia tan grave como esa", indica López. El documental ha tenido una gran aceptación y está siendo utilizado por asociaciones de afectadas por la enfermedad para transmitir un mensaje de esperanza a las pacientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 2011