Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penas mínimas por blanqueo para el clan de 'Los Rodríguez'

El empresario de Vilagarcía Carlos Rodríguez Dios y su mujer Marta García fueron condenados a dos años y cuatro meses de prisión y multa de 600.000 euros cada uno por un delito continuado de blanqueo de dinero procedente del narcotráfico. El tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia de Pontevedra redujo a más de la mitad la pena solicitada por el fiscal así como las multas que había fijado para ambos en 2,7 millones de euros.

La Sala también condenó a penas mínimas de seis meses a dos miembros que esta familia conocida como Los Rodríguez que dieron cobertura a las operaciones de blanqueo y absolvió a otros tres acusados de testaferros por falta de pruebas. Carlos Rodríguez, apodado Cotexo, un empresario de hostelería, cumple condena por tráfico de cocaína, casi 20 kilos que halló la Policía en su casa. El fiscal intentó probar que su patrimonio lo adquirió con la venta de droga mientras el acusado lo negó, alegando que todo lo había ganado "engañando a Hacienda", dijo.

Propietario de un bar, Cotexo afirmó ante el tribunal que con este negocio había ganado mucho dinero. "Pero todo en negro y evidentemente no lo declaré para no pagar a Hacienda". También dijo que además del negocio de hostelería tenía un vivero de almejas al que le dedicó "mucho trabajo" junto a su mujer. "Pero tampoco declaramos las ganancias porque lo vendíamos todo en negro", alegó.

Le tocó la lotería

Cuando el fiscal le preguntó a Marta García sobre la procedencia de unos ingresos en sus cuentas bancarias de 173.000 euros, la esposa de Cotexo respondió que estaban justificados porque trabajaba en el bar de su marido con un sueldo y que además le habían tocado 42.000 euros de lotería. Pero no ocultó su sorpresa ante el tribunal por el hecho de que el salario de dependienta le hubiese permitido comprar varios terrenos y un vivero.

El resto de los acusados o incurrieron en contradicciones o se acogieron al derecho a no declarar. Fue el caso de la abuela de Marta García quien había negado en su declaración judicial que a su nieta le hubiese tocado la lotería o que tuviese dinero para ir regalando coches, uno de los argumentos empleados por los acusados para negar el blanqueo de dinero. Entre los titulares de los coches de Rodríguez aparecía su hermana a la que le compró, según dijo, un Mitsubishi Montero aunque en realidad no tenía carné de conducir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 2011