Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PANKAJ GHEMAWAT | Profesor de estrategia global del IESE | Economía global

"El paro aumenta la amenaza proteccionista"

La respuesta de los Gobiernos a la "primera" crisis financiera ha sido "fácil", lo difícil viene ahora. El profesor Pankaj Ghemawat es un firme defensor de la globalización "mucho menos extendida de lo que algunos creen", advierte en su libro Mundo 3.0. Su cátedra en el IESE en Barcelona le permite conocer a fondo la realidad europea y española.

Pregunta. ¿Ve riesgos de proteccionismo con esta nueva etapa de la crisis?

Respuesta. Sí veo ese riesgo potencial. Dada la situación de las finanzas públicas y la presión del desempleo, creo que estamos alcanzando un punto muy peligroso. En España, por ejemplo, incluso si asumimos el mayor ritmo de creación de empleo que se ha producido en las últimas décadas, bajar la tasa de paro del 10% llevará más de 10 años. En esas condiciones, el riesgo de un aumento del proteccionismo es claro. Es muy difícil que los Gobiernos digan que la demanda interna no se cubre por empresas nacionales.

P. ¿La globalización no eleva el riesgo de contagio de las crisis?

R. Antes que volver a una economía previa a la globalización, yo creo que hay medidas que se pueden adoptar para frenar el contagio financiero. Lo primero sería hacer caso a las alarmas. Si la inversión extranjera alcanza el 5% del PIB de un país, sin duda acabará mal. En segundo lugar, hay que tener parachoques que mitiguen un mal funcionamiento puntual de los mercados, como la restricción temporal al crédito. En tercer lugar, es necesario establecer cortocircuitos, por ejemplo, como la prohibición de las ventas a corto por parte de la UE. Y el cuarto sería imponer amortiguadores, como la tasa Tobin, que aunque no eliminen la especulación, sí pueden lanzar una señal al mercado que tenga sentido. Se trata, en definitiva, de alejarnos de la idea de que los mercados funcionan bien siempre.

P. En esta cumbre, los empresarios asiáticos han expresado su temor al impacto de la crisis europea. ¿Tienen motivos?

R. En tiempos normales, los cálculos que he hecho serían que una caída del PIB del 1% en la eurozona reduciría el crecimiento al otro lado del Atlántico un 0,2%. Pero estos no son tiempos normales. Ahora el problema es de confianza. Las empresas mundiales están sentadas sobre dos billones de dólares que no están invirtiendo llevados por una especie de depresión o temor casi animal por esa falta de confianza. Y si me dice que los empresarios asiáticos están preocupados, eso hace que me preocupe más porque estas son, precisamente, las economías que van mejor y que menos se ven afectadas por la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 2011