Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña se cierra con España acorralada por la crisis de la deuda

Rajoy pide a los mercados "más de media hora" de margen tras el 20-N - Rubalcaba sostiene que el cambio que ofrece el PP es "una marcha atrás"

Los ciudadanos convocados mañana a las urnas (35,7 millones) llegarán a la cita con la sensación de que el país está en máxima alerta, acorralado por la crisis de la deuda europea y con la prima de riesgo en niveles muy elevados.

Mariano Rajoy pidió un voto masivo para el PP que le permita formar un Gobierno fuerte contra la prima de riesgo: "Estoy preparado para ser presidente, garantizo que saldremos de esta". Y añadió: "Espero que los mercados se den cuenta de que hay elecciones y que el ganador debe tener un margen que debe durar más de media hora", dijo.

El socialista Alfredo Pérez Rubalcaba le reprochó que hiciera electoralismo a costa de la crisis y redundó en los peligros que, según él, acechan al Estado de bienestar ante una probable victoria popular: "No es cambio, es marcha atrás". Rubalcaba apeló al voto útil de la izquierda.

MÁS INFORMACIÓN

Los mítines cerraron anoche una campaña sobre la que sobrevoló al final la idea de una transición de poderes a toda velocidad ante la incertidumbre económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 2011