Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crecen las dudas sobre la economía española

Los pronósticos sobre la economía española se vuelven cada vez más sombríos. 2011 comenzó con la esperanza de que a finales de año se crearía empleo. Poco eso sí. Pero la realidad ha frustrado este sueño. El paro ha subido al 21,5% y seguirá subiendo en los próximos meses. Tanto será así que el servicio de estudios Analistas Financieros Internacionales (AFI) pronostica que en los primeros meses de 2012 en España habrá 5,4 millones de parados y la tasa de desempleo llegará al 23%.

Los cálculos de AFI prevén que en los dos próximos trimestres la economía española se contraerá, es decir, que volverá a entrar en recesión apenas dos años después salir de la anterior. Esto acabará por reducir el crecimiento de 2011 al 0,6% y dejar 2012 en situación de estancamiento, "crecimiento cero".

"Sobre la mesa de un mercado laboral en fase recesiva, la intensificación de las restricciones en la financiación [...], la necesidad de acelerar las medidas de consolidación fiscal [...], y el deterioro de las perspectivas de crecimiento de los principales socios comerciales de España", AFI llega a la conclusión de que tiene que revisar a la baja sus previsiones anteriores.

Dudas de UBS

También el banco de inversión UBS ve muy malas perspectivas para el futuro más próximo de España. La entidad suiza cree que hay riesgo de una "profunda recesión". Lo que se traduce en un pronóstico de graves dificultades para poder cumplir los objetivos de déficit comprometidos con Bruselas (reducirlo al 6% del PIB este año; al 4,5%, el que viene y al 3% en 2013).

"Por el momento, los mercados han dado a España el beneficio de la duda", señala la entidad helvética, que atribuye la diferencia con Italia a que la deuda española es menos de la mitad que la italiana, y a la perspectiva de un cambio de Gobierno inminente. Sin embargo, el banco reconoce "no estar de acuerdo con esta visión relativamente optimista".

Entre los motivos que señala UBS para la preocupación están las cuentas autonómicas, que amenazan con elevar el déficit conjunto del Estado al 7% o más. También señala el banco suizo que para llegar a los compromisos adquiridos con Bruselas tiene que haber unos ajustes de unos 40.000 millones en los próximos años, lo que se traduciría en un impacto muy negativo sobre el crecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 2011