Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad coruñesa afronta unas reñidas elecciones a rector con cinco aspirantes

Descontentos, contrarios, apolíticos o continuistas son algunas de las etiquetas de los aspirantes a gobernar la Universidade da Coruña en los próximos cuatro años. Cinco opciones concurren a las elecciones a rector del próximo 1 de diciembre. Una convocatoria muy reñida para relevar a José María Barja, quien finaliza dos mandatos consecutivos -el máximo establecido- al frente de la institución. Parte de su equipo, con Xosé Luís Armesto Barbeito, vicerrector de Profesorado, a la cabeza, tomó el relevo de la candidatura Nova Luce, mayoritaria en la Universidad coruñesa desde 2003, con el propósito "de continuar avanzando e innovando dentro de la transparencia, el diálogo y la participación que caracterizó estos ocho años".

Pero los demás candidatos claman por un cambio total de rumbo. "Hay que salir del estancamiento en el que estamos", dice Manuel Recuero, decano de la Facultad de Humanidades, que se presenta al Rectorado por Iniciativa de Renovación Universitaria. Alejandro Pazos, catedrático de Ciencias de la Computación y aspirante a rector por la Plataforma Aberta, preconiza al mismo tiempo "devolver la Universidad al lugar que le corresponde".

Dar mayor proyección social de la institución coruñesa también está entre las principales preocupaciones de Agora UDC, un grupo de descontentos con Nova Luce y la gestión de Barja que tiene por candidato a rector a Fermín Navarrina, catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros, Caminos y Puertos. Y despolitizar la Universidad es otra de las prioridades para Luis Castedo, catedrático de Informática, que se presenta por Alternativa Universitaria de Progreso.

Pese a coincidir en muchas de sus declaraciones de principios no parece que haya espacio para alianzas entre estas cinco opciones. La campaña arrancará al día siguiente de las elecciones generales del 20-N, y hasta ahora fracasaron los intentos de agrupar opciones, como la que intentó Pazos. El aspirante de Plataforma Aberta, que con el apoyo del exrector José Luis Meilán Gil ya se presentó hace ocho años a las elecciones pero fue derrotado por el actual titular del cargo, invitó a Recuero y Navarrina a pactar una única candidatura. Pero su oferta fue rechazada de plano.

Entre los grandes retos del nuevo rector está sacar adelante el incumplido proyecto de la Xunta para dotar de una residencia pública a la única Universidad que carece de ella así como la escasez de financiación, con la reducción continua del presupuesto, que este año, con un total de 129,6 millones de euros, regresó al nivel de 2008 mientras siguen creciendo las matrículas (23.395 alumnos en los campus de A Coruña y Ferrol).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 2011