Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro | Ideas de los expertos

Francia se estanca en el cuarto trimestre

La pinza de la recesión amenaza ya a Francia. Solo 48 horas después de que el Gobierno conservador presentara su nuevo plan de austeridad, el Banco de Francia anunció ayer que la economía del país ha entrado en barrena y no crecerá en el cuarto trimestre, mientras para el tercero, que se conocerá en unos días, la previsión es que aumente un escaso 0,1%.

La noticia, pronosticada hace unos días por los indicadores de actividad, puede conducir a una nueva bajada de las expectativas de crecimiento para 2012, que acaban de ser reducidas por el Gobierno desde el 1,75% al 1%, y sobre las cuales se calculó el reciente ajuste de 7.000 millones de euros. Para este año, París mantiene, de momento, su previsión de crecimiento en el 1,75%, y también la de déficit, que alcanzará los 95.500 millones de euros, el 5,7% del PIB.

Mientras la prima de riesgo, contagiada por la hecatombe italiana, superaba su máximo histórico, tocando los 148 puntos básicos -para inquietud local y envidia de los vecinos del sur-, la única buena nueva para el Elíseo fue que Alemania felicitó oficialmente a Nicolas Sarkozy por el ajuste que presentó el lunes su primer ministro, François Fillon.

El portavoz del Ejecutivo de Berlín, Steffen Seibert, afirmó que París "ha dado un buen ejemplo de actitud responsable con ese paquete de medidas que tiene como meta reducir el gasto público y cumplir los objetivos de reducción de la deuda pública".

Comparando a Francia con Italia pero sin citar a Roma de modo explícito, Seibert añadió que es "un anuncio en el que se puede confiar, con un calendario concreto y que debe dar confianza a los mercados", y al ser preguntado por lo que sucederá con el ajuste si el candidato socialista a las presidenciales de la próxima primavera, François Hollande, ganase la elección, el portavoz alemán respondió defendiendo a su actual socio conservador: "Está bien presentar las medidas y decir cuándo se pondrán en marcha, y eso no tiene nada que ver con quien vaya a gobernar".

El aumento del IVA reducido del 5,5% al 7%, que iguala el tipo con el alemán, la subida del 5% en el impuesto de sociedades a los grandes grupos empresariales y la aceleración de la reforma de las pensiones entrarán en vigor el año que viene, aunque el peso mayor del recorte recaerá sobre el trienio 2012-2014.

Ese detalle ha suscitado las críticas de la oposición y de algunos analistas, que acusan a Sarkozy de haberse limitado a maquillar un ajuste contable para tratar de salvar la triple A, aplazando sin embargo las medidas urgentes llamadas a estimular el empleo y el crecimiento con la intención de no salir perjudicado electoralmente.

Philippe Waechter, director de estudios económicos en Natixis Asset Management, ha dicho a Reuters que "los problemas ligados al crecimiento no han sido tocados" por la reforma presupuestaria, mientras Marc Touati, de Assya, ha calificado el ajuste como un ejercicio parcial de "mercadotecnia".

En cualquier caso, todos los sondeos muestran estos días un repunte de las opciones del presidente Sarkozy, quien gracias a su hiperactividad presencial durante las recientes cumbres ha empezado a recuperar terreno a Hollande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 2011