Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SERVICIOS | CiberP@ís

10.000 firmas contra los cambios en Reader

El botón "+1" ha sustituido a "me gusta". Este es el cambio más visual, pero no el único que Google introdujo la madrugada de ayer en su servicio de suscripciones, Reader. Un rediseño que, sin embargo, no está gustando a muchos internautas, que utilizaban esta herramienta para estar informados. Diez mil de ellos, según el blog Mashable, piden a Google que dé marcha atrás en los cambios o que, al menos, conserve la antigua versión.

Integrado dentro de Gmail, Reader permitía suscribirse a blogs y medios para estar al día y compartir fácilmente un artículo. Se podía, por ejemplo, enviar a otros contactos, seleccionar las preferencias de amigos y comentar directamente dentro del servicio. En lo sucesivo habrá que pasar por la red social Google+ para decir cuando un contenido gusta y se quiere compartir con otros usuarios.

Consciente de lo arriesgado de su decisión, Google facilitó también un enlace para que quienes decidan abandonar el servicio puedan exportar las suscripciones.

Kevin Fox, que trabajó en su creación, fue de los primeros en criticar la integración: "Tendrían que haber reconstruido la parte social desde el principio, basándose en la interfaz de diseño de aplicaciones de Google+". Brian Shih, que también trabajó en la interfaz de Reader antes de fichar por una empresa de videojuegos, se pregunta si los cambios son "una terrible decisión o la peor decisión".

El buscador estrenó su red social en junio. A pesar de las mejoras constantes, los números no terminan de despegar ni gozan de la popularidad de Facebook o Twitter. Su nacimiento estuvo rodeado de polémica, pues la empresa cerró algunos de sus desarrollos para centrarse en este. Reader parece salvado de la quema, pero el cambio no ha satisfecho a sus fieles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2011