Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La apuesta por los idiomas se limita a campamentos de lenguas en Galicia

Educación suprime los intercambios y recorta de 4,4 a 1,8 millones las becas

La gran apuesta del Gobierno de Feijóo por las lenguas extranjeras se desinfla. El gran estandarte educativo de la Xunta queda reducido básicamente a la celebración de campamentos de verano sin salir de Galicia. Se trata de la política de "inmersión lingüística" con la que la Consellería de Educación ha decidido ahorrar, entre otras partidas, en los presupuestos de 2012.

Las ayudas destinadas a becas para estancias en el exterior experimentan uno de los más significativos recortes presupuestarios de este departamento de la Xunta. Pasa de los 4,4 millones de euros que esta consellería destinaba en 2009 -a los que se sumaban 370.000 euros más para aprendizaje a través de intercambios y otros 200.000 en FP- a 1,8 millones. El gabinete que preside Jesús Vázquez ha aplicado drásticamente el tijeretazo en su oferta estrella, hasta el punto de eliminar por completo los intercambios y sustituir la mayor parte de las estancias en países extranjeros por campamentos en villas o institutos de ciudades gallegas durante periodos de 15 días.

Váquez reconoce que se dejan sin cubrir 887 bajas de profesores

La diputada nacionalista Carme Adán clamó ayer -en la réplica a la comparecencia del conselleiro, Jesús Vázquez, en el Parlamento- contra este recorte. Pero Vázquez lo presentó como una muestra más del "compromiso" del Gobierno de la Xunta por la formación en idiomas de los gallegos. El conselleiro de Educación cree que con el nuevo diseño educativo los alumnos podrán enfrentarse de forma competitiva al mercado laboral internacional y se jactó de haber aumentado en un 40% el número de plazas que se destinarán a inmersión lingüística, fundamentalmente a las "villas inglesas dentro de Galicia" a las que, por primera vez, tendrán acceso 45 estudiantes de FP de ciclo superior que acrediten un módulo profesional de lengua extranjera en su currículum.

No es solo el buque insignia de los idiomas el que se tambalea. El plan Abalar (de fomento de las nuevas tecnologías) queda también tocado, a la vista de los datos ofrecidos ayer por PSOE y BNG que el conselleiro no desmintió. "Aún no hay ordenadores en las aulas", protestó la diputada nacionalista, tras destacar que, como ya ocurrió el año pasado, no figura ninguna partida específica para este plan en los presupuestos salvo los dos millones de euros que transfiere el Ministerio de Educación. El conselleiro cifró en seis millones (dos menos que el año pasado) la cuantía destinada a infraestructuras informáticas.

Pero el recorte más drástico es el que afecta al profesorado. Educación suprime en este caso 22 millones de euros a cuenta de reducir en casi un millar la plantilla de docentes en un curso que comienza con 3.000 alumnos más. El conselleiro reconoció de nuevo ayer que había dejado sin cubrir las vacantes de 587 jubilaciones anticipadas (a las que se suman cerca de 300 más por edad) y echó la culpa a la "falta de financiación territorial del Ministerio". El recorte en profesorado, en formación de docentes y en ayudas a las Anpas supone, según la portavoz nacionalista "un claro ataque a la línea de flotación de la enseñanza pública". Frente al descenso en estas partidas, aumenta en un 42% la del programa de gratuidad de los libros de texto. Para la oposición apenas se beneficia de estas ayudas "una parte muy pequeña de la sociedad" y deja al margen a familias con rentas de 1.200 euros.

Financiación extra para infraestructuras sanitarias

La conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, anunció ayer que los mecanismos tradicionales de financiación "son insuficientes" para hacer frente a las "importantes actuaciones hospitalarias y de centros de salud", que necesita la red pública gallega, por lo que seguirá recurriendo a la iniciativa privada.

Con los médicos en pie de guerra por los recortes de personal y unos presupuestos donde esta partida disminuye en 1,5 millones de euros, Farjas compareció en la comisión de Facenda del Parlamento para destacar que su departamento destinará 237,5 millones de euros a inversiones en 2013, de los que 130 serán para infraestructuras mediante esa fórmula que combinará presupuestos con fondos extrapresupuestarios y captación de partidas de Europa.

Gracias a la colaboración privada, la Xunta ha presupuestado 90 millones este año. Seguirá la tramitación para licitar el nuevo hospital de Pontevedra (en los presupuestos dispone de 180.000 euros) y desarrollar la segunda fase del complejo hospitalario de A Coruña, para el que consta una partida de 12 millones.

Sanidade destinará casi tres millones más que en 2011 a pagar con medios ajenos la asistencia sanitaria, un dato que azuzó las críticas de PSOE y BNG, que constatan que "habrá mayor concertación con la privada". El BNG ya anunció ayer que pedirá la devolución de las cuentas. Las declaraciones de la conselleira Farjas sorprendieron a socialistas y nacionalistas. El portavoz sanitario del PSOE, Modesto Pose, destacó que según la memoria, en 2012 no está previsto gastar más que en el hospital de Vigo en financiación público-privada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011

Más información