Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El campo de batalla de Barberá y Rus

La dirección regional del PP evita intervenir en el escándalo de la depuradora

El escándalo del saqueo de la depuradora de Pinedo se ha convertido en el campo de batalla de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente de la Diputación y del PP provincial, Alfonso Rus.

El también alcalde de Xàtiva ya anunció semanas atrás que no iba a destituir como vicepresidente de la Diputación de Valencia al alcalde de Manises, Enrique Crespo, aunque fuese imputado por la justicia por su etapa como presidente del consejo de administración de Emarsa, la empresa que controlaba la gestión de la depuradora de Pinedo en los años en los que se produjo el saqueo.

Rus argumenta que los presidentes de los consejos de administración no tienen ninguna responsabilidad en la gestión cotidiana, porque firman lo que los administradores les colocan encima de la mesa.

Los populares no han adoptado ninguna medida disciplinaria

Pero sobre todo, asegura Rus, a quien le corresponde tomar la iniciativa política a la hora de depurar responsabilidades es al Ayuntamiento de Valencia, que dirige Rita Barberá, que es quien controlaba la mayoría del consejo de administración de Emarsa.

Y es que el exgerente de Emarsa, Esteban Cuesta, también imputado por la gestión de los fondos públicos en la depuradora de Pinedo, sigue siendo uno de los dirigentes locales del PP de Valencia ciudad, donde pocas cosas se hacen sin el consentimiento de la alcaldesa Rita Barberá. El exgerente, en sus declaraciones judiciales, ha responsabilizado a Crespo de ser el instigador de la gestión irregular, que incluye pagos por servicios no prestados, material no suministrado o a precios desorbitados. Crespo, imputado también por malversación de caudales públicos, estafa continuada y delitos societarios, insiste en que se explicará en el juzgado, donde rebatirá las acusaciones de Cuesta.

En medio de este pulso, en el que el PP ha rehuido cualquier asunción de responsabilidades políticas, la dirección regional ha optado por no inmiscuirse, ni pronunciarse en defensa de ninguna de las partes. Tanto, que el cabeza de lista al Congreso del PP por Valencia, el vicesecretario nacional de Comunicación Esteban González Pons, aseguró hasta dos veces que desconocía el auto judicial que imputa al alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación.

Un tema tan incómodo que evitó pronunciarse sobre el mismo pese a que se ofrecieron a explicarle el contenido del auto. Y es que, probablemente, habrá que esperar a que pase el 20-N para que el PP limpie los lodos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 2011