Entrevista:MARIO FERNÁNDEZ | Presidente de BBK y futuro de Kutxa Bank

"Nacemos con un apoyo social irrepetible"

Las asambleas de las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) ratificaron definitivamente el jueves pasado su fusión, de la que surge Kutxa Bank, que comenzará su camino el próximo 1 de enero como octavo grupo del sistema financiero español, cuarto entre las cajas, por volumen de activos (75.700 millones de euros). A su frente estará el presidente de BBK, Mario Fernández (Bilbao, 1943).

Pregunta. Ha logrado uno de los objetivos que se marcó al llegar a la presidencia de BBK en 2009.

Respuesta. Cierto. Probablemente ha sido casualidad, pero dije que 2011 sería el año de la integración y así ha sido. Ha habido al menos dos intentos oficiales, oficioso algún otro, de integrar las cajas vascas y hasta ahora no se había podido lograr. Estamos legítimamente orgullosos de que se haya conseguido un proyecto en este país con un apoyo social absolutamente inédito. Que en este país pueda haber un proyecto apoyado del PP a Bildu es, desgraciadamente, excepcional. Eso solo agranda nuestra responsabilidad para hacerlo bien.

"Si lo hacemos mal, es como para que nos tiren piedras por la calle"
"Ser los terceros, después de La Caixa y Bankia, sería el objetivo"
"El sistema necesita de un régimen con un mínimo de estabilidad"
"Esta crisis de deuda deben resolverla los Estados, no los bancos ni las cajas"

P. La fusión sale adelante precisamente cuando más fragmentado está el mapa político vasco.

R. Cierto. En principio daba apariencia de especial dificultad en Gipuzkoa por la composición de la asamblea [de Kutxa] y, sin embargo, hemos ido recabando apoyos. Al final, Bildu solicitó abrir una negociación, que fue en términos absolutamente profesionales y plantearon cuestiones legítimas. Alcanzamos un acuerdo en dos o tres reuniones.

P. Asegura que el proceso de integración es "complejo". ¿Qué le preocupa más?

R. Tenemos que trabajar todos juntos sacando lo mejor de cada uno. En cualquier ranking, en términos de solvencia o de capital, las cajas vascas están entre las primeras. Quiero que todos seamos capaces de recoger lo mejor de cada una y el proyecto será aún mejor de como éramos individualmente. Desde el 1 de enero, todos somos de Kutxa Bank. Es un proyecto común de las tres cajas vascas con un apoyo social irrepetible. Si lo hacemos mal es como para que nos tiren piedras por la calle.

P. ¿Hacia dónde crecerán?

R. Es evidente que habrá una nueva vuelta en la reordenación del sistema. A un plazo que no sabría precisar, veo una reducción del número de entidades de crédito de ámbito estatal, compatibles con la existencia de otras de ámbito regional y local. Veo un número en el entorno de 10 entidades financieras estatales y varias otras regionales, reducidas a la actividad hipotecaria y de créditos al consumo. Creo que el año que viene se empezará a dar algún movimiento.

P. ¿Y qué hará Kutxa Bank?

R. Vamos a dedicar el primer semestre a llevar a la práctica el proceso de integración. Cuando vea que los temas clave están suficientemente asentados para funcionar como una unidad, es momento de pensar si puede existir una operación. El sistema necesita de un régimen dotado de un mínimo de estabilidad. No puede ser que en un año haya tres stress tests con reglas diferentes. Apruébeme usted un régimen estable para que yo, al decidir si adquiero no sé qué, no me encuentre con que en un mes se hace un stress test usando no sé qué criterios y me declaran insolvente. Si conseguimos un régimen estable que permita tomar decisiones sabiendo sus consecuencias, nuestra intención cierta es crecer. Hay un tamaño en el entorno de los 140.000 millones de euros en que se pueden obtener sinergias muy importantes. De ahí para arriba no se mejora mucho en sinergias y, aunque algunos seamos de Bilbao, este país tiene el tamaño que tiene. Ser los terceros, tras La Caixa y Bankia, sería el objetivo.

P. Doblaría su tamaño.

R. Aproximadamente

P. ¿Algún objetivo concreto?

R. Créame que no. No quisiera preocuparme de ello hasta que se cierre el primer semestre de 2012 y hayamos conseguido el objetivo de hacer uno de tres.

P. Kutxa Bank destinará el 30% de sus beneficios a obra social. ¿En crisis debe tener un papel mayor de protección social?

R. Sí. La crisis ha hecho que algunas de las actividades que en BBK pensábamos abandonar porque no eran una necesidad social se hayan convertido en prioritarias; por ejemplo, la lucha contra la exclusión social.

P. ¿Conocemos la situación exacta de las cajas españolas?

R. Bastante más de lo que alguien intencionadamente pretende. A veces da la sensación de que el ladrillo es un problema de las cajas, y que los bancos no tienen ladrillo ni daban créditos en el boom inmobiliario. Con las cajas se da una situación bastante injusta. No se reconoce y respeta, aunque sea para cambiar, la función social que han desempeñado en el sistema financiero. Y otra injusticia es hablar genéricamente de "las cajas". Hay cajas buenas y malas, como bancos peores y mejores.

P. Hace unos días criticaba la "incompetencia memorable" de la UE en esta crisis. ¿Qué saldrá de la cumbre de hoy?

R. Depende. Ha dicho Merkel que igual no hay tanto que esperar. Antes que en una crisis financiera, estamos, sobre todo, en una crisis de deuda que deben resolver los Estados, no los bancos ni las cajas. Hace no mucho se reúne el Ecofin y fijan que en 15 días volverán a reunirse para hablar de Grecia. ¿Cómo 15 días? El mercado no espera 15 minutos. Una vez más, los intereses nacionales predominan sobre los intereses europeos puros. El caso de Alemania es flagrante. Europa y el euro tienen un grave problema si no se avanza definitivamente en la consolidación fiscal con una autoridad común o un régimen común. Me ha decepcionado la gestión de la crisis. Ahora se están preocupando de si es preciso refinanciar la banca. Resuelva usted el problema número uno, que es la crisis de la deuda soberana, que es Estado, y luego hablamos de los sistemas financieros.

P. Coincide con Botín en las críticas a los planes europeos de recapitalización de la banca.

R. Por lo que he leído, estoy completamente de acuerdo. En el caso español soportamos el test de julio con reglas discriminatorias. Es absolutamente intolerable que no computen como capital de primera categoría las provisiones genéricas. Y el Gobierno debe tener muy en cuenta el que se permita o no que haya que hacer un descuento sobre la deuda soberana española, como estoy leyendo en los periódicos estos días. Mucho cuidado a ver cuál es la reacción del mercado una vez que el Gobierno entendiera, espero que no lo haga, que para valorar la deuda soberana hay que multiplicarla por cero coma algo. ¿Cuál es la sensación que vamos a transmitir al mercado? La de que parece que España entiende que no va a poder atender sus obligaciones en el plazo correspondiente. No puede haber mensaje más letal para los mercados.

P. ¿Cómo influirá en la economía vasca el fin del terrorismo?

R. Valoramos muy positivamente el comunicado de ETA por su impacto en la normalización sociopolítica de nuestro país y, lógicamente, por la necesidad que tenemos las entidades financieras de desarrollar nuestra actividad en un marco estable que permita el pleno desarrollo social y económico. -

Mario Fernández, en la sede central de BBK en Bilbao.
Mario Fernández, en la sede central de BBK en Bilbao.SANTOS CIRILO

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Javier Rivas

Forma parte del equipo de Opinión, tras ser Redactor Jefe de la Unidad de Edición y responsable de Cierre. Ha desarrollado toda su carrera profesional en EL PAÍS, donde ha trabajado en las secciones de Nacional y Mesa de Cierre y en las delegaciones de Andalucía y País Vasco.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS