Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El final de la violencia etarra

Ni negociación ni medidas de gracia

Las asociaciones de víctimas creen que el comunicado no supone el final del terrorismo y piden al Gobierno que no haga concesiones a la banda

ETA no ha dicho en su último comunicado lo que sus víctimas deseaban oír. Tampoco lo esperaban. Se temían un texto "descafeinado", en la línea del que produjeron los mediadores internacionales en una conferencia de paz que tampoco les ha gustado nada. "Este no es el final", repiten todas las asociaciones. El final, añaden los colectivos de viudas, huérfanos y heridos por el terrorismo, pasa por algo que la banda todavía no se ha atrevido a anunciar: su disolución y la entrega de armas. EL PAÍS preguntó a las principales asociaciones cómo desearían que fuera ese final y cómo creen que debe gestionarlo el Gobierno que salga de las urnas el 20-N. La Fundación Víctimas del Terrorismo, que preside Maite Pagazaurtundua, prefirió esperar para analizar con calma el comunicado.

- AVT. "No quiero un final negociado". "Nos gustaría ver que ETA anuncia que se disuelve, que entrega las armas, que colabora con la justicia. Que diga que abandona la violencia no significa que se haya acabado. El final de ETA es su derrota: que todos paguen y que todos cumplan íntegras las penas. Cualquier otra cosa es amnistía. Como víctima no quiero que el final de ETA sea negociado. Y eso no es rencor. Las víctimas ya hemos sido demasiado generosas: solo pedimos justicia, no venganza", asegura Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT.

Sobre cómo debería gestionar el Gobierno el final de ETA, Pedraza responde: "No debería dar terceros grados ni acercamientos a presos. El Gobierno debe instar a las fuerzas de seguridad a que persigan, detengan y metan en la cárcel a los etarras. Nada más".

- Covite. "Pactado con el Gobierno". Jorge Mota, portavoz del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite), cree que el último comunicado de ETA obedece a "un pacto con el Gobierno". "Van pasito a pasito porque así lo han pactado. Este está pensado como un balón de oxígeno de ETA al Gobierno de cara al 20-N". Covite tampoco cree que este sea el final. "El fin pasa por la disolución, la entrega de las armas...están muy debilitados pero aún tienen mucha cuerda. Y Bildu está legalizada".

Covite reclama que no se aplique a los presos "medidas de gracia". "Es muy fácil arrepentirse un año después de haber matado, preso en una celda. No queremos ser una piedra en el camino para nadie pero igual que nosotros cumplimos la ley, queremos que ellos la cumplan. La ley dice que tienen que colaborar con la justicia para acceder a beneficios penitenciarios. Exigimos que esclarezcan los crímenes por resolver".

- Dignidad y Justicia. "A ETA no hay que creerla". "Un comunicado no tiene mucha validez", asegura Daniel Portero, portavoz de Dignidad y Justicia. "A ETA no hay que creerla, hay que vencerla. Las palabras son huecas. Me importan los hechos: que entreguen las armas, que se entreguen a la justicia. Queremos un final sin impunidad". Portero cree que "el más beneficiado por el comunicado es Bildu" y añade: "El brazo político no puede estar en las instituciones mientras ETA, el brazo armado, no se haya disuelto. Bildu debe ser ilegalizada".

- Voces contra el terrorismo: "A los etarras, cadena perpetua".

Para Francisco José Alcaraz, expresidente de la AVT y ahora en Voces contra el terrorismo,el comunicado "obedece a la hoja de ruta de los acuerdos que el Gobierno de Zapatero ha firmado con ETA". Cree que la banda "está más fuerte que en 2004" y que hace falta "un nuevo Gobierno para derrotarla". "El actual", añade, "ha sacado a los etarras de los pisos francos para meterlos en las instituciones". Alcaraz opina que "el arrepentimiento no existe", y es partidario de la "cadena perpetua revisable para los etarras".

- Fundación Miguel Ángel Blanco: "Queda mucho".

Cristina Cuesta, directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, opina: "Lo importante es lo que haga el Estado de derecho, no ETA. La banda está teniendo demasiado protagonismo. Su palabrería ya no conduce a nada. Tienen que entregarse". Cree que "quedan muchos años para el final del terrorismo. Pero tengo 49 y espero verlo y volver al País Vasco, de donde me fui cuando mataron a mi padre, delegado de Telefónica". "Hay amplios sectores que siguen legitimando a ETA". "Lo único que ha funcionado es la unidad democrática y la acción policial".

- Asociación de Ertzainas Víctimas del Terrorismo. "Bildu no es ETA". "Nuestra asociación, quizá porque somos agentes del orden, cree que las víctimas debemos defender nuestros derechos, no involucrarnos en política. Creo que queda aún mucho para que ETA llegue al convencimiento de que lo único que hace es estorbar", asegura Máximo Conde, ertzaina desde hace 25 años y fundador de Aserfavite. "Tampoco creemos que Bildu sea ETA. Quizá porque somos de Euskadi y conocemos su realidad".

El decálogo de las víctimas

- Las asociaciones de víctimas firmaron en noviembre de 2010 un documento de consenso con los "principios rectores para un modelo de fin de ETA sin impunidad". Estas eran algunas de sus exigencias.

- "Lo primero que se debe exigir a ETA, a Batasuna, y, en general, al entramado político de ETA, es la condena de la historia de terror de la banda". "Tal condena debe ser exigida como uno de los mínimos, sin cuyo cumplimiento no es posible participación alguna en el juego democrático".

- "Una política penitenciaria que llegara a basarse en la excarcelación anticipada de presos juzgados y sentenciados, enmascarándolo en una aplicación laxa de la progresión de grados, supondría una forma de impunidad. La política penitenciaria no debe convertirse en una política de gracia".

- "La reinserción debe implicar un trabajo de asunción subjetiva de la responsabilidad con respecto al daño causado y una vertiente pública".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 2011

Más información