Oleada de incendios en pleno otoño

El 'superdelegado' de la Xunta se fue al Bernabéu mientras ardía Ourense

Arde Ourense, pero el superdelegado de la Xunta en la provincia, Rogelio Martínez, merengue confeso, no quiso perderse el martes el partido del Real Madrid con el Olympique de Lyon, que presenció en el estadio Santiago Bernabéu. El episodio recuerda aquel otro histórico de Manuel Fraga y Francisco Álvarez-Cascos, a la sazón ministro de Fomento, importunados en sendas jornadas de caza por el naufragio errático del Prestige.

Rogelio Martínez, según ha precisado él mismo a este periódico, no abandonó el pasado martes la provincia en llamas para animar en vivo a su equipo contra los franceses, sino que el motivo primordial de su viaje a Madrid fue el de acompañar a su hijo y a su nieta, que vinieron a visitarle el fin de semana y a quienes, precisamente por culpa de los incendios, apenas había podido prestar atención. Salieron a las cuatro de la tarde y a las tres de la mañana el superdelegado asegura que ya estaba de vuelta. "No se puede estar coordinando [la lucha contra los incendios] las 24 horas del día", adujo ayer. Ya está todos los días en esa tarea desde las siete de la mañana y, además, el martes, en esas horas de ausencia, "ya no había nada que hacer" por su parte. Salvo comprobar -ya que nunca perdió el contacto con Ourense- la contumacia de los "agentes delictivos" que seguían quemando el monte mientras se sucedían los cuatro goles madridistas de "un partido más". "Mi vida no es el fútbol", explicó.

Más información
Feijóo insiste en que el el índice de intencionalidad de los incendios es del 88%
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS