Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Dan Wheldon, doble campeón de Indianápolis

El último ganador de las 500 millas corría ahora sin escudería

Dan Wheldon lo perdió todo. El pasado domingo en el circuito de Las Vegas encaró su último reto sin muchas garantías de poder lograrlo y todo se le torció en la 12ª vuelta, cuando perdió la vida a los 33 años a consecuencia de un accidente múltiple que involucró a 15 coches. Wheldon había tomado la salida en la última posición de los 34 coches de la parrilla y optaba a los cinco millones de dólares reservados al piloto no fijo del campeonato que fuera capaz de ganar la carrera. Fue su último desafío, en el que no alcanzó el triunfo.

Wheldon estaba ya ganando posiciones cuando se produjo el accidente. En realidad, el suyo fue uno de los últimos coches que se encontró metido en aquel infierno, provocado por un choque inicial entre dos vehículos. Después, todo se complicó. Los que les seguían no pudieron evitar la colisión y Wheldon tocó al coche que le precedía y salió volando por los aires antes de recuperar la pista e ir cayendo sin control hacia la valla de protección. Randy Bernara, director ejecutivo de la IndyCar -la principal categoría de monoplazas en EE UU-, afirmó: "El casco de Wheldon pegó contra el muro y eso fue lo que le produjo lesiones irreversibles". Su coche quedó envuelto en llamas y su cuerpo fue trasladado en helicóptero a un hospital de Las Vegas, pero los médicos no pudieron hacer nada para salvar su vida.

El corredor se estrelló en un circuito de IndyCar en Las Vegas

Fue una tragedia. La competición era presenciada por Susie, la esposa del piloto, y por sus dos hijos, Sebastian, de dos años, y Oliver, de seis meses. La carrera se paró y los coches rindieron homenaje a Wheldon circulando en filas de tres por un tramo del circuito. Wheldon había ganado dos veces las 500 Millas de Indianápolis -en 2005 y el pasado mes de mayo-, convirtiéndose en el primer británico que lo conseguía desde Graham Hill en 1966, y fue campeón de la fórmula IndyCar en 2005. Era uno de los grandes en esta competición, pero esta temporada no tenía contrato con ninguna escudería y participaba en pruebas esporádicas como la de Las Vegas, que cerraba el campeonato. Su tarea principal este año era la de desarrollar y probar los nuevos monoplazas que se estrenarán a partir de la próxima temporada. En varias carreras actuó también como comentarista de televisión.

Wheldon nació en Emberton, Reino Unido, en junio de 1978, y allí comenzó a correr en karts a los cuatro años, ganando ocho títulos británicos. En 1999 se desplazó a Estados Unidos y en 2002 debutó en la IndyCar. Su primera victoria se produjo en 2004 en Japón. Y en 2005 ganó la carrera que marcaría su vida. "No hay nada tan grande como las 500 Millas de Indianápolis", comentó en múltiples ocasiones. En su historial figuran 16 victorias.

Todo el mundo del automovilismo rindió ayer tributo a Wheldon. "Le había seguido a lo largo de toda mi carrera", comentó Lewis Hamilton, piloto del equipo McLaren de F-1. "Siempre tuvo mi respeto y admiración". Mark Webber (Red Bull F-1) agregó: "Descansa en paz. Todavía recuerdo nuestros días jóvenes en Gran Bretaña, durante los años 1995 y 1996. No te olvidaré". Y el español Oriol Servià, que compite en la fórmula IndyCar, calificó al fallecido corredor como un gran piloto y un hombre siempre abierto y sonriente. "Todos sabemos que eso forma parte de este deporte. Pero no es la mejor manera de acabar la última carrera del campeonato. Le recordaremos siempre".

Dan Wheldon en 2005, tras vencer en Indianápolis.
Dan Wheldon en 2005, tras vencer en Indianápolis.MICHAEL CONROY (AP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS