Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevilla retoma la idea de que los coches de caballos tengan pañales

El Ayuntamiento también busca uniformar a los cocheros

Pañales para los caballos y uniformes para los cocheros. El Ayuntamiento de Sevilla quiere regularizar y mejorar el servicio de coches de caballos, y la primera medida, una antigua propuesta que ha fracasado durante años, persigue que las heces de los caballos desaparezcan de las calles de la capital andaluza. Además, los cocheros vestirán un uniforme para mejorar la presencia de los carruajes y las nueve paradas repartidas por la ciudad contarán con un armario que incluirá elementos necesarios para su adecuada limpieza.

La actual ordenanza sevillana ya recoge la propuesta de los uniformes, pero esta se incumple por sistema. De momento, los cocheros se han mostrado de acuerdo con el uniforme "para mantener el decoro, además de contribuir a dignificar la profesión". El Ayuntamiento de Córdoba ya tomó la medida de uniformar a los cocheros cordobeses, pero se topó con la oposición del sector y tuvo dificultades para su implantación.

"Lo único que pretendemos es aplicar el sentido común en un sector que está desordenado. Para ello estamos escuchando las propuestas de los cocheros de caballos con el fin de poner en marcha las mejores medidas para todos", explicó el portavoz del gobierno municipal, Francisco Pérez. Los cocheros proponen al Ayuntamiento otras ubicaciones para las paradas y que cada una de ellas cuenten con un cartel informativo con los precios vigentes, "hecho que daría confianza y tranquilidad a los turistas al comprobar que es un servicio regulado".

El principal escollo para los pañales es su financiación, ya que ni el Ayuntamiento ni los cocheros quieren hacer frente a los pagos, según reveló ayer la presidenta de la asociación de vecinos del barrio Santa Cruz, María José del Rey. "Nos da igual esperar algunos meses, lo que queremos es que haya limpieza, que las paradas estén controladas y los vehículos no se pongan en la acera, que no haya heces en el suelo y que los animales no coman las hojas de los árboles", pidió Del Rey.

El Ayuntamiento elaborará un convenio cuando todas las medidas estén aprobadas, y mientras estudia establecer un grupo de trabajo formado por todas las partes implicadas. En primer lugar, este visitará las nuevas paradas para decidir sobre si es procedente cambiar su ubicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 2011