Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gastronomía

Un 'pub' dos estrellas

The Hand and Flowers es el primero con esta categoría

"Estamos encantados de anunciar que nos han otorgado dos estrellas Michelin. Queremos darle las gracias a toda la clientela por su apoyo continuado y a nuestro equipo", anuncia en su página web un entusiasmado Tom Kerridge. Y es que el cocinero tiene motivos para alegrarse: su espacio, The Hand and Flowers, es el primer pub del mundo que ha logrado tener esa categoría, otorgada a quienes ofrecen "una cocina excelente" y por la que "merece la pena desplazarse al lugar". Así, ahora brilla más en el mapa este local de Marlow (a 43 kilómetros de Londres), abierto por la pareja de chefs Tom y Beth Kerridge en 2005. Al año siguiente, ya le llegó una estrella.

Los méritos de The Hand and Flowers: especialidades caseras con punto moderno donde no faltan los potajes y los asados. Y el precio, un menú de tres platos por menos de 20 euros. Un entorno tan acogedor como las instalaciones del pub, según la guía, completan la receta atractiva del sitio, "familiar y sofisticado a la vez". "Las dos estrellas son un gran logro para los grandes pubs británicos y para aquellos que aman este estilo de establecimientos", dice Kerridge, que trabajó antes en otros locales estrellados (Adlards, en Norwich, y Monsieur Max, en Hampton). "Tom tiene un toque especial. Es uno de los grandes chefs de este país, y tiene los pies en el suelo", ha declarado a la prensa británica Rebecca Burr, la editora de la guía roja para el Reino Unido e Irlanda, quien destaca orgullosa que hay en total 13 pubs con estrella en la edición de 2012, cuyos resultados acaban de darse a conocer. Ahora los inspectores Michelin están poniendo la lupa en locales informales de ciudades grandes y pequeñas. The Hand and Flowers (que cuenta también con alojamiento) tiene la misma categoría estelar que L'Atelier de Jöel Robuchon, en Londres. O que Quique Dacosta, en Denia, y el Mugaritz de Andoni Luis Aduriz, en Rentería. ¿Cuándo repartirán, tan generosamente como en otros países, estrellas por las tabernas y los gastrobares españoles (sin contar los restaurantes)?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de octubre de 2011