Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MARK WEBBER | Piloto de la escudería Red Bull | MUNDIAL DE F-1 | Gran Premio de Japón

"He renovado porque no tenía alternativa"

Mark Webber (Queanbeyan, Australia, 35 años) pasa por ser el piloto de F-1 más querido de la actual parrilla además del compañero ideal. Un tipo capaz de sufrir el favoritismo que promueven las altas esferas de Red Bull, un equipo alineado con Sebastian Vettel, y de resignarse hasta el extremo de prolongar su contrato una temporada más. A pesar de conducir el mismo coche, el rendimiento del australiano no ha tenido nada que ver con el del alemán, que hoy mismo puede haberse colocado su segunda corona mundial, tras firmar unos números de escándalo (12 poles y nueve triunfos). Nada más llegar a la entrevista, Webber se fija en una vieja libreta de apuntes que hay encima de la mesa en la que Jorge Lorenzo y Valentino Rossi comparten la tapa, y suelta: "¿Fiat Yamaha? ¡Muy guay!".

"De momento, no quiero verme los lunes sentado en el sofá sin que suene el teléfono"

"Este año, Sebastian apenas ha tenido que pelear para ganar grandes premios"

"Es verdad que no he luchado con Vettel, pero ni yo ni los demás pilotos"

"He tardado mucho en cogerles el tranquillo a los neumáticos Pirelli. Tengo que mejorar"

Pregunta. Usted mide 1,85 metros y pesa unos 75 kilos ¿Cómo consigue meterse en el coche?

Respuesta. Los dos últimos años, Adrian [Newey, diseñador de Red Bull] me ha facilitado mucho las cosas. Antes me costaba mucho más, sobre todo las caderas y los hombros. Me limita un poco el peso, porque Sebastian, por ejemplo, emplea 10 kilos de lastre que puede colocar donde quiera mientras que yo no puedo.

P. La relación que mantiene con Vettel resulta bastante difícil de descifrar. Unas veces parece que se llevan divinamente y otras que no se soportan.

R. Es exactamente como lo acaba de definir.

P. ¿Cómo cree que reaccionarían Hamilton o Alonso si estuvieran en su lugar?

R. Probablemente, su proceder sería distinto al mío [se ríe].

P. ¿Cómo valora su rendimiento hasta ahora?

R. A principios de temporada lo pasé mal. Tuvimos problemas técnicos, pero, a fin de cuentas, la cuestión es que no he sido suficientemente rápido ni consistente como para pelear por las victorias con Sebastian. Y eso, la mayor parte de las veces, ha sido porque me he visto obligado a adelantar la primera parada por culpa de algún contratiempo. En Bélgica estuve a punto de ganar, pero eso no ha sido demasiado frecuente. He tardado mucho en cogerles el tranquillo a los neumáticos Pirelli. Su agarre es distinto al de los Bridgestone. Ha ocurrido en Red Bull pero también a Jenson y a Lewis, en McLaren. En cualquier caso, si sales desde la pole puedes controlar la prueba, mientras que arrancar mal te condiciona. Es verdad que no he luchado con Seb, pero ni yo ni los demás.

P. Usted es quien más posiciones hasta ahora ha perdido en las salidas (24). ¿Hay alguna razón que lo explique?

R. Arrancar bien me está costando mucho más que el año pasado. En Spa no fue cosa mía, en Malasia no pude utilizar el KERS, y así podría seguir. Aunque tengo que sobreponerme a ello, no hay más. Este tipo de retos son los que me gustan, pero es evidente que existe un pequeño problema con el coche.

P. Tampoco ayudará demasiado que Vettel siempre comience delante de usted.

R. Necesitas poder decidir por ti mismo, sin otros condicionantes, cuándo haces la primera parada. Eso marca tu estrategia. Ahora ya no se puede decir: 'Voy a retrasarla mucho para recuperar posiciones', porque las gomas pronto se funden.

P. ¿Qué le pasa exactamente con los neumáticos? Vettel parece haberse adaptado perfectamente.

R. Él no ha tenido ningún problema en ese sentido. La clave radica en conseguir rodar a buen ritmo sin destrozarlos. Tengo que mejorar.

P. El año pasado, después de que Red Bull decidiera retirar un alerón delantero de su coche para montarlo en el de su compañero en Silverstone, llegó a decir que de haberlo sabido no habría renovado. ¿Qué ha cambiado para que haya firmado por otra temporada más?

R. He renovado porque no tenía otra opción.

P. Hay pilotos, como Alonso o Button, que han firmado contratos muy largos. Usted, sin embargo, lo hace anualmente. ¿Le angustia?

R. Es que son más jóvenes que yo, eso de entrada. Pero tampoco me preocupa demasiado. Puedes renovar por dos o tres años, pero estoy seguro de que tanto Jenson como Fernando tienen cláusulas para poder desvincularse de McLaren y de Ferrari, respectivamente, en el caso de que no consigan diseñar un coche competitivo.

P. ¿Alguna vez ha pensado en retirarse?

R. En mi cabeza se produce constantemente un toma y daca, y al final todo se reduce a hacer un balance. Por el momento no quiero verme los lunes por la mañana, sentado en el sofá de casa, sin que el teléfono suene y alguien me pregunte cómo mejorar algo del coche. Tanto Jenson como yo sabemos qué se siente cuando te doblan en una prueba porque lo hemos vivido, hemos conducido malos coches. Eso te marca durante mucho tiempo. Por eso es gratificante cuando pilotas uno suficientemente competitivo que te permite medirte con los más rápidos y ponerles las cosas difíciles.

P. A estas alturas de 2010 estaba peleando por el título. De hecho, salió de Japón como líder. ¿Cree que puede volver a verse en esa situación o considera que su rol y el de su compañero ya están demasiado preestablecidos?

R. Bueno, esos roles están igual de preestablecidos ahora que el curso pasado, como quedó claro en varias ocasiones. Los dos comenzamos entonces en igualdad de condiciones, pero Sebastian terminó muy bien, se proclamó campeón y eso fue determinante para que cogiera carrerilla. Esta vez apenas ha tenido que pelear para ganar granes premios. Aunque uno no sabe nunca qué puede pasar, así que tengo que estar preparado porque, a lo mejor, el coche nuevo no le gusta o no se encuentra cómodo en él.

P. ¿Qué puede avanzar del monoplaza de 2012?

R. Estamos empezando a trabajar en él, y cuando Adrian lo termine va a ser interesante ver el resultado. El diseño del suelo será distinto y los escapes, por ejemplo, saldrán por arriba. De todos modos, el RB8 será muy parecido al actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2011