Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El control de bajas ahorra al Sergas seis millones al año

En época de recortes, al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ahorrar seis millones de euros al año gracias a un control más estricto de las bajas por enfermedad concedidas a trabajadores del Sergas le parece "histórico". Tras año y medio de pruebas en el Hospital Xeral de Vigo, el plan de la Xunta para revisar las incapacidades temporales ha conseguido reducir de 2084 en 2008 a 1880 en 2011 el número de profesionales ausentes por enfermedad cada día en los centros públicos. "Son unos resultados excelentes", proclamó Feijóo tras presentar ante los medios los datos de un informe del Sergas que arroja las primeras cifras sobre el plan, ya extendido a todos los hospitales públicos y centros de atención primaria de Galicia. "La Xunta cuenta con seis millones de euros más para otros destinos, como mejorar la actividad del Sergas o nuevas infraestructuras", recalcó el presidente.

Aunque el número de empleados varía, en el Sergas trabajan unas 37.000 personas, las mismas a las que una unidad especial del Servizo de Inspección vigila con lupa cuando se ausentan por enfermedad. Las revisiones de las bajas se hacen a posteriori y, si es necesario, se cita de nuevo al paciente para aclarar si la dolencia que alega es incapacitante. Gracias a este procedimiento, este año se registran unas 200 bajas menos por enfermedad cada día en todo el sistema sanitario público gallego. Además, la duración media del permiso es menor: si hace tres años era de 45, 31 días, en la actualidad se queda en 40,08. El Sergas asegura que el control no afecta a los derechos de los empleados y que simplemente pretende evitar abusos.

Mayor eficiencia

"Estamos reduciendo prácticas incorrectas que nos permiten mejorar tanto el funcionamiento del servicio público de salud como el gasto por sustituciones de personal", se felicitó Feijóo, que además llamó a la "corresponsabilidad" de los trabajadores y de los servicios de inspección para que las bajas se correspondan siempre con "situaciones clínicas que justifiquen el reposo como parte del tratamiento clínico". La unidad especial de inspección nace de las advertencias del Consello de Contas sobre el gasto en el que incurre cada año el Sergas al sustituir a profesionales de baja por enfermedad. Entre 2005 y 2008 el Complexo Hospitalario Universitario de Vigo gastó 26.371.554 euros en reemplazar a empleados ausentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de octubre de 2011