Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CIS registra más pesimismo por la economía y los políticos

La permanente incertidumbre sobre la situación económica, agudizada en los dos últimos meses con la duda planeando sobre el rescate a Grecia, ha hecho mella en la percepción de los ciudadanos consultados por el CIS sobre la situación de la economía de España.

El porcentaje de encuestados que considera muy mala la situación ha subido más de tres puntos en el barómetro de septiembre respecto al de julio, pasando del 38,6% al 41,7%. El 18,4% sostiene que es regular o buena. Hace tres meses pensaba lo mismo el 17,7%.

En medio de esta coyuntura, el paro (80,4%), los problemas de índole económica (49,6%) y la clase política (23,3%) siguen siendo las cuestiones que más preocupan a los españoles, prácticamente en los mismos parámetros que el CIS anterior -81,1%, 49,5% y 23,9%, respectivamente-. Cabe destacar el notable ascenso en esta lista de la preocupación por la educación, un sector convulso donde las últimas decisiones de varios gobiernos autónomos del PP han sacado a profesores, padres y alumnos a la calle en protesta por el recorte de presupuesto y la eliminación de plazas de docentes que ocupaban interinos.

La preocupación por ETA alcanza los niveles más bajos de la historia

En julio se situaba en décimo lugar y solo concernía al 4,4% de los consultados. Dos meses después, con el inicio de curso interrumpido por huelgas de profesores que protagonizan todas las semanas manifestaciones contra los recortes de interinos y el aumento de horas lectivas, ha subido hasta el sexto problema, por encima de la vivienda (que siempre había estado entre los temas de mayor preocupación). Un 7,1% de los encuestados reconoce ahora que la educación se encuentra entre los principales problemas del país.

Aunque el estudio se realizó antes de conocerse el comunicado de ETA reconociendo a la Comisión Internacional para la Verificación del alto el fuego, la disolución de Ekin o la adhesión del colectivo de presos de la banda a las tesis del Acuerdo de Gernika, la preocupación por el terrorismo había alcanzado los niveles más bajos desde que se publican los barómetros del CIS. Solo un 3,7% de los encuestados da una especial importancia a este problema que ha marcado la historia de España de los últimos 30 años, un 1,1 menos que en julio. La corrupción también ha dejado de preocupar. Si hace tres meses a siete de cada diez consultados les parecía intolerable, ahora opinan así cuatro de cada diez.

En plena precampaña electoral y con los partidos mostrando sus cartas para captar votos, la percepción de los encuestados sobre el panorama político, lejos de mejorar, también ha empeorado. El 70,5% sostiene que es muy mala, un 2,2% más que en julio. Baja igualmente el porcentaje de aquellos que la consideran regular: del 24,4% que opinaba así hace tres meses, ahora lo hace el 21,6%, casi tres puntos menos. Un 2,6% valora como buena la realidad política española (en julio lo hacía un 3%). En medio del debate sobre la idoneidad de subir o bajar impuestos, el 41,3% cree preferible "gastar más en prestaciones sociales y servicios públicos, aunque eso signifique pagar más impuestos", frente al 39,5% que opina lo contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de octubre de 2011