Reportaje:

Mourinho se acerca a los españoles

Los cinco campeones mundiales del Madrid coincidieron 20 veces como titulares con Pellegrini y solo dos con el técnico portugués antes de golear al Espanyol

La reunión de Casillas, Ramos, Albiol, Arbeloa y Xabi Alonso en el campo del Espanyol resultó tan novedosa como la celebración de la barbacoa de Valdebebas, comida ritual organizada el viernes pasado con fines de confraternización al cabo del entrenamiento.

Los cinco campeones mundiales del Madrid no coincidían en el equipo titular desde enero, cuando empataron (1-1) en Almería y la carrera por la última Liga comenzó a decidirse a favor del Barça. En Cornellà el resultado fue más esperanzador (0-4). Sobre todo para los españoles, que, después de un año de postergación, acarician la idea de reconquistar el protagonismo perdido en el equipo.

Si hubo un grupo de la plantilla del Madrid que sufrió las consecuencias de la destitución de Manuel Pellegrini fue el de los españoles. La irrupción de José Mourinho en el verano de 2010 implicó cambios de criterio, sensibilidad y vías de acceso al mercado internacional de fichajes. Que España acabara de conquistar la Copa del Mundo no alteró la convicción del nuevo entrenador en su apuesta decidida por el talento portugués, alemán o argentino en detrimento de la cantera local. Mourinho sí acopló a varios canteranos -Alex, Nacho, Joselu, Morata, Sarabia, o Adán- al trabajo de la primera plantilla, pero más con carácter testimonial que con la intención estratégica de utilizarlos. En cuanto a los campeones de Sudáfrica 2010, su progresión no fue sencilla: con el tiempo, pasaron a un segundo plano Albiol y Arbeloa, Ramos tuvo que suspender su aspiración a liderar la defensa y a Casillas le propusieron que rescindiera su capitanía. Casillas comprobó -se lo confirmaron en el club- que Mourinho quería que el brazalete lo llevara un jugador de campo. Por razones tácticas.

El grupo se muestra ahora más unido en torno al entrenador que hace un mes

Más información

Los españoles sin tanto historial descubrieron antes de la última Navidad que el reto que se les presentaba era incompatible con la prosperidad en este negocio, a pesar de las palabras que les dedicó en 2010 el presidente madridista, Florentino Pérez, en la SER: "Pedro León y Canales son dos realidades del fútbol nacional". Canales y Pedro León, dos jóvenes con margen de proyección fichados por el anterior director general, Jorge Valdano, vivieron tantos partidos en la grada como en el banquillo. Canales comenzó tres partidos en la Liga, el primero y los dos últimos, cuando ya no había nada en juego. Pedro León, cuyo fichaje costó 10 millones, nunca fue titular.

Muchos de sus compañeros recuerdan a Canales llorando desconsolado en el vestuario el día que, tras quedarse fuera de la lista otra vez, cayó en la cuenta de que había perdido un año de su carrera. Según el cántabro, Mourinho le prometió que al menos jugaría 20 minutos por semana. Pero con el correr de la temporada las cosas se complicaron y el entrenador prefirió apostar por futbolistas con más experiencia.

Bajo la dirección de Pellegrini, en la temporada 2009-2010, Casillas, Ramos, Alonso, Arbeloa y Albiol formaron juntos en el once titular en 20 ocasiones en la Liga. Con Mourinho concurrieron dos veces: en Getafe (2-3) y Almería (1-1). El encuentro de Almería se disputó el 16 de enero. La coincidencia duró hasta el minuto 60, cuando Mourinho sustituyó a Albiol por Carvalho, central por central, tras el gol del equipo andaluz.

En Cornellà, el técnico portugués hizo coincidir a los campeones mundiales por tercera vez. La alineación selló tres jornadas complicadas para el Madrid en el campeonato: Levante, Racing y Rayo Vallecano. Tres partidos en los que el equipo tuvo dificultades serias frente a rivales cuya aspiración es la permanencia. El partido de Cornellà supuso una liberación. El Madrid volvió a ganar con comodidad y Mourinho no solo no sustituyó a ningún español, sino que en la segunda parte también hizo entrar a Granero y Callejón.

El viaje a Barcelona constató un cambio en el modo de gestionar la plantilla por parte de Mourinho. Ahora, el grupo, alentado por los españoles, se muestra más unido en torno al entrenador que hace un mes. Se respira el ambiente de barbacoa.

José Mourinho abraza a Ramos tras el partido en Cornellà.
José Mourinho abraza a Ramos tras el partido en Cornellà.MANU FERNÁNDEZ (AP)

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de octubre de 2011.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50