Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Talentos

La mujer enfervorizada

Rita Indiana lidera una banda de electro-merengue y publica en España su segunda novela, 'Papi', sobre una niña que diviniza a su padre narco

Rita Indiana es tan alta y delgada que su discográfica se inventó que había sido modelo. No es que el electro-merengue de su banda, Rita Indiana y Los Misterios, necesitara demasiada literatura para triunfar en su país natal, República Dominicana, donde hoy es una estrella perseguida por la prensa del corazón. Tampoco es que su literatura flow, de lectura sincopada, fraseo de poesía callejera, cadencia de merengue anfetamínico y un extraño sabor a poesía beat tamizada por el filtro del realismo mágico necesite de la creación de ningún mito para resultar atractiva.

"No sé por qué se inventaron eso. Lo curioso es que nadie jamás me pregunta por lo de ser modelo, pero luego lo escriben igualmente", comenta la artista y escritora dominicana tras un desayuno literario en el barcelonés CCCB que ha servido como presentación de Papi (editorial Periférica), su segunda novela.

"Existe una transferencia entre mi música y mi literatura", dice

"Una niña enfervorizada...", empieza a leer Indiana en la contraportada del libro al ser preguntada sobre el mismo. "Me encanta lo de enfervorizada... ¿Quién ha escrito esto? Es maravilloso... Enfervorizada", repite en un vano intento por repicar el acento de la ciudad que acoge la presentación de esta novela sobre una niña enfervorizada que espera la llegada de su padre-deidad, un narco con atributos de caudillo bananero y adivinada pose de mafioso cinematográfico. "La idea final me vino en Oslo, adonde había acudido a realizar una performance. Estaba releyendo Cien años de soledad y volví a ver El precio del poder. De golpe, recordé que todos nuestros mafiosos, cuando están en nuestro país se comportan como Trujillo, pero cuando llegan a Estados Unidos adquieren los atributos del personaje de Al Pacino en el filme", dice la autora dominicana.

Escrita en tres meses, en dos sesiones de escritura en biblioteca por semana, la novela se lee como una canción larga e ignorante de cualquier concepto relacionado con la métrica. Es tan veloz que se ingiere del tirón, pues dejarla a medias sería tan peligroso como saltar de una motocicleta a toda velocidad. "Existe una transferencia entre mi faceta musical y mi literatura. Está claro. Pero yo, a diferencia de lo tradicional, empecé con los libros y luego pasé a la música", recuerda esta mujer de 35 años que con 14 se mudó a Nueva York, donde se aplicó en al arte del underground, realizando performances y desarrollando obras de videoarte.

"Un día decidí concentrarme en la música que había en los vídeos y, gracias a estas máquinas modernas que permiten que los ignorantes hagamos canciones, compuse algunos temas. Como mis performances eran, generalmente, una mierda, la gente empezó a interesarse por lo que sonaba. Animada, me aprendí tres acordes. Si les funcionó a Los Ramones, debía valer para mí. Lo que vino después ya no estaba programado", recuerda la artista al respecto de una fama sobrevenida que casi logró que echara de menos el tiempo en que hizo camas en un hotel. "Para empezar, me cuesta mucho trabajar con otra gente. Cuando empiezas a escribir te vas haciendo más y más solitario y se hace difícil colaborar con otra gente. Además, estar al frente de un proyecto musical te convierte también en empresaria, y por ahí sí que no paso. Finalmente, la fama. Yo no estoy hecha para eso".

Antes de poder capitalizar el interés que su tipo de propuesta musical empieza a despertar en los países gringos ("ahora les interesa lo latino porque tienen Internet y porque su pop ya no puede sacarse nada más del armario, lo tienen vacío"), Rita ha decidido que se va a apartar de la música para concentrarse en la literatura, algo que persigue desde los 14 años. Antes, eso sí, se presentó con su banda en Barcelona, en el marco del Barcelona Acció Musical (BAM), con el fin de decir hola y adiós.

En la actualidad se halla escribiendo un guion para la banda Calle 13 junto a la directora Noelia Quintero, reside en Puerto Rico y lee incesantemente a HP Lovecraft. "Me estoy preparando para afrontar mi gran novela. Algo gordo. Mínimo, 700 páginas", anuncia enfervorizada.

Multiartista

- Rita Indiana nació en Santo Domingo (R. Dominicana) en 1977 y reside en Puerto Rico. Mide 1,90. Su discográfica dice que fue modelo.

- A los 14 años se mudó a Nueva York, donde hizo vídeos, performances y camas en un hotel.

- Lidera la banda Rita Indiana y los Misterios y compone electro-merengue.

- Es autora de los libros de cuentos Rumiantes (1998) y Ciencia succión (2002), y de la novela La estrategia de Chochueca (2000). Su segunda novela, Papi, presentada ahora en España, la escribió en tres meses. Prepara una nueva novela.

- Prepara el guion de una película musical para el grupo Calle 13.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2011

Más información