Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comercio exterior caerá un 28% sin el corredor mediterráneo

AVE calcula un aumento del 4% en el Producto Interior Bruto

El corredor mediterráneo no es solo un eje de comunicación, sino una infraestructura inteligente si se aspira a ser algo en Europa. La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) presentó ayer un concluyente estudio sobre el corredor: sin este eje ferroviario de mercancías, la Comunidad Valenciana perderá en el plazo de cuatro años un 28% de su comercio exterior y verá crecer sus costes de transporte un 12%. Un desastre para la economía local, coinciden los empresarios.

Del informe del lobby empresarial se ha encargado un grupo de investigadores universitarios de la Universitat de València y de la Jaume I de Castellón, dirigido por el catedrático César Camisón. La inversión asociada a esta infraestructura en la Comunidad Valenciana sobrepasaría los 5.400 millones de euros entre 2011 y 2014. El efecto multiplicador de esta inversión oscila entre el 1,7 y el 2,1. Es decir, con este eje se espera un incremento de producción agregada regional superior a los 9.300 millones. El impacto sobre el empleo se ha calculado en 16.000 nuevos empleos por año hasta 2014. La construcción sería el sector económico más beneficiado -después vendrían los servicios- y Castellón, la provincia que registraría mayor avance.

Los defensores del corredor ferroviario insisten en que atraviesa un territorio que concentra el 40% de la población y de las exportaciones españolas, más del 40% del PIB nacional y más del 70% del tráfico portuario del país.El ministro de Fomento, José Blanco, disipó las dudas acerca del apoyo del Gobierno al corredor, reconoció ayer el presidente de la Fundación ProAVE, Federico Félix. Pero "tenemos la sensación de que esa defensa no se le ha trasladado de forma oficial, rotunda y contundente a la Comisión Europea. Parece que no acaba de llegar", opinó el empresario. A su lado, sentados en la misma mesa, asintieron el catedrático Josep Vicent Boira, el presidente del puerto de Valencia, Rafael Aznar, el presidente de AVE, Vicente Boluda, y el catedrático que ha dirigido el estudio, César Camisón.

Boluda reclamó al Gobierno central que siga presionando en Bruselas para conseguir ese objetivo y que el Ejecutivo que salga de las urnas el próximo 20 de noviembre revalide ese apoyo "rotundo" a una infraestructura "vital" para Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Baleares.

Preguntado por si un cambio en el color político del Ejecutivo estatal en esos comicios podría beneficiar a la Comunidad, Félix reconoció que podría ser positivo para esta autonomía y para las afectadas por el corredor mediterráneo. "Cántaro nuevo hace el agua fresca", apuntó el también socio de AVE.

El estudio recoge una segunda fase donde se profundizará en la pérdida de oportunidades que puede acarrear que este eje quede fuera de las prioridades de las redes de transporte transeuropeas. En costes logísticos, la multinacional Ford se ahorraría entre 300 y 450 euros por coche fabricado, y la industria agroalimentaría, unos tres céntimos de euro. Y no solo eso, las expectativas dadas por la UE de que el arco mediterráneo verá crecer sus exportaciones en 15 puntos, también se irían al garete. "Los señores de Ford se irán si no lo conseguimos", subrayó Félix.

Estudio de impacto económico de AVE

- Inversión. El volumen de inversión asociada al corredor mediterráneo se estima en 5.405 millones de euros de 2011 a 2014.

- Mejoras. La economía local ganaría 3.788 millones en valor añadido si se construye, casi un 4% del Producto Interior Bruto valenciano. Se crearían 64.000 empleos en cuatro años.

- Peligros. Si el eje ferroviario de mercancías no sale adelante, el comercio exterior caerá un 28% y los costes de transporte crecerán un 12%, según el estudio encargado por AVE y elaborado por las universidades de València y Jaume I.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2011

Más información