Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN DEL LLANO | Director de la Fundación Gaspar Casal | Los recortes en el Estado de bienestar

"No es una medida equitativa"

Una cosa queda clara: que Juan del Llano (Madrid, 1958), director de la Fundación Gaspar Casal, especializada en análisis sobre el sistema nacional de salud, no comparte la propuesta de la Consejería de Salud catalana de reducir la paga del personal sanitario para reducir el déficit.

Pregunta. ¿Por qué este rechazo tan claro?

Respuesta. La verdad es que me sorprende. Primero, porque no es una medida equitativa. Esta decisión molesta a muchos profesionales para ahorrar muy poco. Es clarísimamente el chocolate del loro. Además, está también el personal no sanitario.

P. ¿Y qué le parece que la medida sea lineal?

R. Eso también es injusto. Habrá médicos extraordinariamente productivos porque cumplen el horario y son muy eficaces, que hacen varias intervenciones al día, y seguro que hay otros que no están en esa misma situación, que llegan tarde o que salen pronto para trabajar en la privada, por ejemplo. O que tienen equipos menos eficaces. Con esta decisión lo que sucede es que pagan justos por pecadores. Hay que tener en cuenta la productividad y hacer que las rebajas tengan una escala no solo por sueldos, sino por el trabajo que cada uno saca adelante.

P. ¿Cuáles habrían sido las medidas adecuadas para ahorrar?

R. Esta decisión solo tiene sentido si se ha tomado como algo coyuntural, empujados por la urgencia de cuadrar las cuentas este año. Pero este tipo de medidas tan a corto plazo siempre son peores que las que afectan a la eficacia del sistema a medio plazo. Sería mucho mejor que se pusieran en marcha planes para que los quirófanos y la tecnología, que cuesta muchísimo dinero, no estuvieran desocupados por las tardes, por ejemplo. También habría que controlar el uso eficiente de los recursos. Si se evitara que los médicos indicaran pruebas que no hacen falta o que recetaran medicamentos de más seguramente el ahorro sería mayor, con la ventaja añadida de que no habría perjuicios ni para la calidad asistencial ni para los pacientes, algo que ahora no se puede decir. Hay claramente identificadas bolsas de ineficiencia en el sistema que son las que se deberían atacar antes de abordar estas medidas. Hay formas menos ciegas y menos lineales que van más al cogollo del asunto.

P. Parece que en sanidad cuando se quiere ahorrar nunca se afrontan esos temas y siempre se tira por lo fácil, que son los gastos en medicamentos y el personal.

R. Desde luego que eso ocurre. En este caso se ha ido a lo facilísimo. Pero nunca se hace un abordaje desde lo cualitativo, que es mucho más efectivo que ir a lo cuantitativo, que solo sirve para poner un parche. Si la situación es tan grave que no queda más remedio que tomar este tipo de medidas, pues habrá que hacerlo, pero lo importante es que eso no implique que se deja de repensar el sistema para acabar con las bolsas de ineficacia. Porque si no, además, el efecto de las medidas no durará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2011