Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento compra el 51% del suelo de la Operación Campamento

El ministerio paga a Defensa 150 millones e inicia el proceso de urbanización- La obra prevé soterrar 2,6 kilómetros de la A-5 hasta Boadilla del Monte

El Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes la adquisición por la Sociedad Estatal de Promoción y Equipamiento de Suelo (Sepes), dependiente del Ministerio de Fomento, del 51% de los terrenos de la Operación Campamento, en el distrito de Latina, por 150 millones. Así lo ha confirmado el director general del organismo público, Pedro Saura.Este acuerdo se considera el inicio del proceso de urbanización, que llevará a cabo Sepes. El ámbito de la actuación tiene una superficie de más de 200 hectáreas, y sobre el mismo podrán construirse en una primera fase 10.700 viviendas, de las cuales 7.000 serán protegidas. La inversión prevista para esta iniciativa urbanística, además del coste de la compra de suelo, propiedad de la Gerencia de Infraestructuras de la Defensa, supera los 450 millones.

Alcorcón prevé construir 20.000 casas junto al distrito de Latina El proyecto tendrá como eje principal la denominada Castellana del Sur

Con esta operación se da un paso fundamental en el proceso iniciado en 2005 con la firma de los protocolos de colaboración de los Ministerios de Defensa y Vivienda con el Ayuntamiento y con la Comunidad de Madrid para el desarrollo de la operación, considerada una de las mayores de la región. Tras la aprobación definitiva del correspondiente plan parcial en 2009 por el pleno del Ayuntamiento, la venta del 51% del suelo posibilitará que sea la sociedad estatal Sepes la que lleve la iniciativa en el proceso de urbanización del suelo en colaboración con el Ministerio de Defensa.

En este sentido, la exministra de Vivienda María Antonia Trujillo destacó que en esta operación, "a diferencia de otras iniciativas urbanísticas en Campamento, será la propia Administración central, a través de Sepes, la que tramite la gestión del terreno. Esto supone una novedad respecto a lo que habían hecho en la región los Gobiernos del Partido Popular, que dejaban en manos del sector privado esa gestión". "No va a haber ningún elemento especulativo", aseguró la entonces vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega hace menos de un año.

El objetivo, en palabras de Fernández de la Vega, es que en 2012 se inicien las obras de urbanización correspondientes a las dos primeras fases de la actuación en Campamento, para lo que Sepes y el Ministerio de Defensa presentarán al Ayuntamiento de Madrid un plan que fije el ritmo temporal de las obras y determine las parcelas protegidas.

3El proyecto definitivo de la denominada Operación Campamento, cuyas obras el Gobierno central aseguró que se iniciarán en 2012, es el resultado de más de dos décadas de negociaciones entre las diferentes Administraciones. Finalmente, incluirá un túnel que soterrará la autovía de Extremadura (A-5) a su paso por el barrio de Batán, lo que no estaba previsto en el convenio suscrito inicialmente en 2005 entre el Consistorio madrileño y el Ejecutivo central. "Las tramitaciones urbanísticas llevan mucho tiempo, pero al final lo hemos conseguido", se congratuló el responsable de Sepes, Pedro Saura, número dos de los socialistas murcianos al Congreso de los Diputados, que es el encargado de dirigir los trámites para la urbanización de Campamento, tras aprobar el Ayuntamiento de Madrid el plan parcial.

El subterráneo, que acabará con los altos niveles de ruido que sufren los vecinos de la zona, comenzará a la altura del cruce de la A-5 con la carretera de Boadilla y finalizará en el túnel de la avenida de Portugal, aunque no estará unido totalmente, lo que dejará un pequeño tramo en superficie, según los datos ofrecidos en su día por el Ejecutivo central.

El proyecto prevé la construcción también de un intercambiador junto a la estación de metro de Aviación Española, donde además se incluye un aparcamiento disuasorio para alrededor de 2.000 vehículos. El soterramiento de esos 2,6 kilómetros de la A-5, el nuevo intercambiador y el aparcamiento serán financiados a partes iguales por el Ayuntamiento de Madrid y por el Ministerio de Defensa. El coste previsto es de 617 millones para las tres infraestructuras.

De esta forma, la obra acabará con el ruido que sufren los vecinos, que en algunos tramos de la autovía soportan hasta 83,5 decibelios, muy por encima de los 55 decibelios de máximo permitido por la normativa de la Unión Europea. Una reivindicación histórica de los vecinos de Batán sobre la que el Ayuntamiento de Madrid había llevado a cabo medidas correctoras de asfaltado, así como la instalación de un radar con la finalidad de controlar la velocidad de los turismos. Con el túnel, tendrá una solución definitiva.

Pero pese a que la compra de los terrenos por parte de Sepes es considerado un hito fundamental en el proceso de urbanización de las 10.700 viviendas de la primera fase de la Operación Campamento, los vecinos no empezarán a ver las obras hasta el próximo año. Será entonces cuando se inicie la primera fase del plan, en el que el 60% de todas las viviendas serán públicas. Un enfoque que, según explicó el Ejecutivo, garantiza su venta pese a la crisis inmobiliaria y el alto número de viviendas sin vender.

La construcción del nuevo túnel liberará una gran superficie de suelo que unirá el hasta ahora dividido barrio de Batán.

Sobre el terreno liberado se construirán calles de paso y una conexión entre los dos extremos del barrio, además de zonas verdes y arbolado.

Esta infraestructura subterránea subirá a la superficie progresivamente desde la altura de la carretera del municipio de Boadilla del Monte. Tras un tramo de transición para que los vehículos se adapten a la velocidad del siguiente trecho, la salida del subterráneo conectará con la nueva avenida, la denominada Castellana del Sur.

Esta vía llegará a tener en algunos tramos hasta 127 metros de ancho, zonas verdes, carril-bus y carril-bici. La circulación estará regulada mediante semáforos.

Pero pese a la disminución de los niveles de ruido, que alaban los habitantes de Batán, la Asociación de Vecinos de Aluche no está muy convencida de la bondad de la obra, que prevé sacar al mercado miles de viviendas precisamente en un periodo de contracción de la demanda.

En sus alegaciones, presentadas cuando se aprobó la obra, explicaban que con la operación urbanística de Campamento desaparece la idea de "hacer ciudad". "En Campamento nadie parece haber tenido en cuenta que se va a crear una gran urbe en uno de los barrios del distrito de Latina, el más poblado de todo Madrid, con más de 260.000 habitantes, y también uno de los que mayor déficit de equipamientos sociales arrastra", explicaba la asociación.

Las cifras quizá le den la razón a los vecinos: a las 10.700 viviendas de la primera fase, sumadas a las más de 11.000 de la segunda, habrá que añadir las 20.000 que Alcorcón construirá en su Ensanche Norte, que hace frontera con Campamento (al otro lado de la M-40). La zona se convertirá en una de las más densamente pobladas de la región, pese a que ya sufre a diario numerosos atascos en su principal vía, la A-5.

617 millones

- El soterramiento de los 2,6 kilómetros de la A-5 en Batán, el nuevo intercambiador y el aparcamiento disuasorio serán financiados a partes iguales por el Ayuntamiento de Madrid y por el Gobierno central, que prevén un coste de 617 millones.

- En el próximo Consejo de Ministros el Ministerio de Fomento abonará 150 millones a Defensa por el 51% del suelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 2011

Más información