El FMI duda de que España llegue al 3% de déficit en 2013

Bruselas pide cumplir en dos años el Pacto de Estabilidad

Una regla de oro que los países del euro tienen que cumplir a rajatabla- unos más que otros, Alemania no la siguió en 2003, 2004 y 2005- es no superar el 3% del déficit. La Gran Recesión se llevó por delante la norma, que forma parte del Pacto de Estabilidad del euro. Y Bruselas tuvo que hacer un paréntesis hasta 2013. España se ha comprometido a hacerlo. Pero muchas voces dudan de que pueda cumplir con el objetivo.

Esta misma semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo ha puesto en solfa. Y no solo ha puesto en entredicho que España pueda llegar al 3% de déficit sobre el PIB en 2013, año para el que pronostica unos números del 4,36%, sino que aventura que no lo logrará ni en 2014, 2015 y 2016, años para los que espera un déficit cercano al 4,1%.

Más información
El ajuste está a mitad de camino

Si se cumplieran estos vaticinios -el FMI tiene tendencia a ser pesimista en sus previsiones-, España quedaría muy rezagada respecto de sus socios europeos y del resto de la zona euro, que tendrían un déficit en torno al 1,1% en esos años. La instantánea queda peor si la comparación se realiza con Alemania, país para el que la institución que dirige Christine Lagarde espera que registre un déficit menor al 1% desde 2013.

Pese a que estos datos son negativos, no dejan de reconocer el esfuerzo que ha hecho España para ajustar sus cuentas públicas. En sus penúltimas previsiones, las publicadas en abril, el FMI vaticinaba un déficit en torno al 5% a partir de 2014.

A la hora de buscar explicaciones, hay que echar mano de distintos factores. Por un lado está la lacra del paro, que en España se mantendrá en tasas superiores al 15% durante bastantes años. Pero también hay motivos fiscales.

Los ingresos del Tesoro español están tradicionalmente, incluso en las épocas de crecimiento, por debajo de lo que perciben las Haciendas de los socios comunitarios. Y, además, el margen se ensancha en épocas de crisis. Por ejemplo, en 2009 los ingresos públicos españoles representaban el 34,7% del PIB. En la eurozona ascendían a casi el 44%, según Eurostat. En cambio, en el mismo año, el gasto público español suponía el 49% del PIB frente al 46,6% del conjunto de la Unión Monetaria.

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS