Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis | El impacto en los mercados

Preocupación empresarial, silencio político

Los empresarios echaron en falta un mensaje de refuerzo sobre la economía española por parte de los líderes políticos

Otro día más de sustos y nervios. Aunque ya se han vivido otras jornadas de pánico, ahora se percibe la entrada en un terreno cercano al abismo. Entre los ejecutivos de empresas y de entidades financieras se vive con enorme preocupación la nueva caída a los infiernos de los mercados y una posible entrada de la economía en recesión. "Si falla el euro, falla Europa", dijo la canciller alemana Angela Merkel. "Esa es quizá la mejor afirmación que ha hecho Merkel. Vivimos una crisis que puede acabar con la moneda única. Es decir, que puede llevarse al traste el sistema económico tal y como lo conocemos. En estos momentos es cuando más se nota la falta de líderes, tanto en Europa como en España", comenta un ejecutivo financiero, agobiado tras un día entero mirando las pantallas.

Los empresarios se sienten incapaces de hacer presupuestos para el próximo ejercicio. "¿Qué previsión de crecimiento de la economía española nos creemos si están cambiándola cada tres meses? Caminamos a ciegas. Lo único que podemos hacer es motivar a la plantilla porque habrá que seguir vendiendo y lo peor es perder la moral", comenta un responsable de una multinacional de la distribución afincada en España.

En el mundo empresarial se echó ayer en falta que los líderes políticos, tanto el saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, como el posible entrante, Mariano Rajoy, hubieran aprovechado el pleno del Congreso en el que se ha aprobado la implantación del impuesto para ricos para hacer una declaración de refuerzo en la credibilidad del futuro de la economía española. Pero no hubo ni una mención, a pesar de que la prima de riesgo española escalaba hasta los 364 puntos al concluir el debate. Desde las empresas y la banca no se entiende esa sensación de que el mundo político vive al margen de la situación financiera, que tiene enormes consecuencias en la vida empresarial. La interinidad de un Gobierno y la falta de concreción del próximo, agudizan esta sensación de orfandad.

Las declaraciones de Jorge Calvet, presidente de Gamesa, son buena muestra de la inestabilidad que se vive: "Cualquier empresa del Ibex 35 está expuesta a una opa. Es un problema para todas las empresas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2011