Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio de las casas cae con la intensidad de 2009, el peor año de la crisis del sector

Las viviendas perdieron el 6,8% de su valor en el segundo trimestre

A pesar del descalabro del sector inmobiliario, el ajuste de los precios de la vivienda ha ido a su ritmo, en parte porque en 2010 la caída se sujetó con medidas adoptadas por el Gobierno. Sin embargo, durante el segundo semestre del año la pérdida del valor de las casas se aceleró, sobre todo lastrada por los descensos de precios de la vivienda de segunda mano. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en ese periodo descendieron el 6,8% respecto al mismo trimestre del año anterior. El mercado inmobiliario no experimentaba una caída similar desde 2009, que fue, con diferencia, el peor año para el sector. Hasta junio, los precios cayeron en todas las comunidades autónomas, y solo en las islas Baleares lo hicieron por debajo del 5%.

"Los propietarios están espantando la demanda", señala un experto

La subida de dos puntos del IVA de julio de 2010, primero, y el fin de las desgravaciones fiscales por la adquisición de vivienda para rentas superiores a los 24.000 euros anuales que entró en vigor el pasado mes de enero, después, contuvieron la sangría de precios que auguraban los servicios de grandes bancos y consultoras internacionales y los del FMI o la OCDE. Todos ellos apuntaban que el valor de los pisos en España debía bajar entre el 30% y el 40% en relación a su máximo histórico, de finales de 2007. Los datos de los organismos españoles indican, de momento, bajadas inferiores. Según el Ministerio de Fomento, desde el fin del boom inmobiliario los precios han caído el 16,6%, mientras que firmas de tasación como Tinsa elevan ese derrumbe hasta el 22,3%.

De cualquier modo, todos los indicadores coinciden en que esa bajada se ha acentuado durante el primer semestre del año. El último en hacerlo ha sido el INE. El descenso ha sido especialmente duro en las viviendas usadas, cuyo precio retrocedió entre abril y junio el 8,3%, la mayor disminución interanual desde el tercer trimestre de 2009. Las casas de obra nueva también perdieron valor con mayor intensidad y se dejaron el 5,2%.

Todo apunta, pues, a que los precios encaran una fuerte caída en el conjunto de 2011. El director de Negocio de la consultora inmobiliaria Aguirre Newman, Ángel Serrano, opina que "durante lo que queda de año y a comienzos de 2012" los valores de la vivienda seguirán registrando datos negativos. "Los datos de Tinsa o de Fomento indican que hasta ahora los precios han bajado alrededor del 20%. No creemos que el ajuste llegue al 40% que apuntan algunos organismos, pero sí al 30%", asegura Serrano, quien señala que el descenso en España está resultando "lento", sobre todo en comparación con otros países como Irlanda. "Allí los precios ya cedieron más del 33%", recuerda.

Además de las medidas que contuvieron los precios, el directivo de Aguirre Newman considera que estos no han bajado con la rapidez con la que lo han hecho en otros países porque ese ajuste ha ido en paralelo con la reforma de las cajas, cuyas carteras están repletas de ladrillo. "Hoy la mayor parte del producto de obra nueva está en manos de bancos y cajas", recuerda el vicerrector de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, quien considera que las caídas de precios que se han visto hasta ahora tienen más que ver "con las provisiones que han realizado las entidades entidades financieras que con las condiciones de los mercados".

Bernardos afirma desconfiar de las estadísticas oficiales y sostiene que los precios han caído entre el 25% y el 35% en ciudades como Barcelona y hasta el 50% en las áreas metropolitanas, pero sí opina que la vivienda de segunda mano es la que ha tenido más problemas para ajustar sus precios. "El propietario y el agente inmobiliario están espantando la demanda", afirma. Y es que ambos, a su juicio, se han resistido a bajar precios. Prueba de ello es que la diferencia entre el precio ofertado y el de venta, añade, es del 25%.

Los datos del INE indican que La Rioja (-10,9%) y Cantabria (-9,2%) fueron las comunidades más castigadas por las bajadas de precios. Les siguen un enorme grupo de autonomías que en el segundo semestre registraron descensos de entre el 7% y el 8,5%, entre las cuales están Castilla-La Mancha, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de septiembre de 2011