Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

British come mercado a Iberia y crece un 23% en España desde la fusión

La española y sus dos filiales pierden un 4,6% de pasajeros hasta agosto

Ocho meses después de la "fusión entre iguales" que dio lugar a IAG, British Airways (BA) crece, incluso en el mercado tradicional de Iberia, que sigue perdiendo terreno. La marca británica ha aumentado sus pasajeros en los aeropuertos españoles en un 23% entre enero y agosto respecto al mismo periodo de 2010, según los datos de Aena, mientras Iberia pierde algo más de un 15%.

El progreso equitativo entre ambas marcas fue una de las condiciones de la unión, ante los temores de que se produjese un vaciamiento de Iberia en favor de BA. Por eso en el memorándum de entendimiento firmado en noviembre de 2009 se acordó "un desarrollo equilibrado a largo plazo de las redes de rutas servidas desde los hubs de Madrid y Londres" de manera que las "nuevas oportunidades de negocio" se distribuyeran "de forma razonable entre las dos redes". La paridad entre españoles y británicos en los órganos de dirección de IAG está garantizada hasta 2016.

Iberia va a devolver dos aviones grandes al cancelar rutas en Brasil

BA anuncia un plan para contratar 800 pilotos mientras la española los congela

Un portavoz de la aerolínea española explica que el avance de BA en España se debe a que Iberia ha traspasado a su participada Vueling y a su filial Air Nostrum vuelos nacionales y europeos. Sin embargo, si se suman los clientes de estas dos a los de Iberia, la caída conjunta queda en el 4,6% (algo más en operaciones).

En Madrid, la caída del grupo Iberia es similar, mientras que el crecimiento de BA llega al 23%. Pero el aumento de pasajeros de la británica resulta aún más espectacular en el de Málaga (un 47%). En cambio, en Barcelona, la pérdida de clientes afecta también a BA (baja un 22% frente a la caída del 30% del grupo Iberia), mientras Ryanair los ha triplicado.

Los propios datos de tráfico de agosto publicados por IAG reflejan una clara apuesta de BA por la expansión: su oferta de asientos-kilómetro ha crecido en los ocho primeros meses un 10,7% en contraste con el 2,7% de Iberia. Y aún mejor ha vendido su producto la británica, que incrementó su demanda casi un 12%, frente al exiguo 1,2% de la española.

La apuesta de Iberia por los vuelos de largo radio, sobre todo a Latinoamérica, tampoco está dando alegrías. El pasado jueves, la compañía informó a los representantes de los trabajadores de que se van a devolver a los arrendadores (sin penalización económica) dos aviones Airbus 340, se cancelan frecuencias y se cierran dos rutas brasileñas, a Recife y Fortaleza, porque pierden dinero, pese a que comenzaron a operarse en febrero pasado. "Es cierto que hay que esperar a que las rutas maduren, pero no se puede perder tanto dinero", dice el portavoz de Iberia, que habla incluso de "síntomas de desaceleración" del mercado latinoamericano.

En marzo, IAG encargó ocho Airbus 330 para Iberia (con opción a otros ocho), mientras que BA tiene ya comprometidos 39 aviones grandes (entre ellos 12 Airbus 380 y 24 Boeing 787, el nuevo modelo estadounidense).

Con estos mimbres, las fuentes sindicales consultadas interpretan que los gestores de IAG están dejando de lado a Iberia, una opinión que el portavoz de la compañía considera una "versión interesada de los sindicatos". Para cerrar el círculo, el enfado de los pilotos es mayúsculo por el programa anunciado por BA para contratar más de 800 nuevos pilotos hasta 2016, en colaboración con el Ejército del Aire del Reino Unido (RAF), mientras, según el presidente de la sección sindical de Sepla, Justo Peral, Iberia lleva nueve años sin contratar a ninguno. Y ello contribuye, a su juicio, a que la puntualidad esté "bajo mínimos". La dirección y el Sepla llevan meses de negociación infructuosa para renovar el convenio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 2011