Reportaje:

Perros contra la droga

La unidad canina de la policía de Alicante rastreará dentro y fuera de los institutos para frenar el tráfico de estupefacientes

Los perros policía son los últimos en incorporarse a la lucha contra el consumo y tráfico de drogas al menudeo en centros escolares de la ciudad de Alicante. Ante el inminente comienzo del curso escolar en institutos de enseñanza secundaria y formación profesional, previsto para el 14 de septiembre, el Ayuntamiento de Alicante ha puesto en marcha un programa educativo y de prevención del inicio del consumo de drogas entre adolescentes.

La unidad canina de la Policía Local de Alicante forma su espina dorsal. La brigada está compuesta por media docena de perros de raza pastor alemán y labrador que, acompañados por sus correspondientes agentes guía, acudirán a los recintos educativos sobre los que recaen sospechas policiales o de profesores a propósito de la existencia de drogas y su posible distribución. La unidad canina rastreará el perímetro exterior de las instalaciones para detectar la posible presencia de droga oculta, así como su interior, extremo que incluye mochilas y, si fuera necesario, un cacheo físico de los alumnos presumiblemente implicados en la distribución.

La presencia policial puede ser requerida por los centros
Cada agente estará a cargo de dos o tres perros especialistas

La iniciativa está dirigida a alumnos de entre 12 y 17 años, según detalla Sergio Melgares, oficial jefe de la unidad canina e impulsor de esta iniciativa. La presencia de la citada brigada podrá ser requerida por la dirección del propio centro o a instancias de la Policía Local.

Esta flamante unidad antidroga comenzó a gestarse en febrero del pasado año. Desde entonces y durante un período de entre seis y ocho meses, los canes fueron instruidos en obediencia básica y deportiva y en búsqueda y detección de sustancias olorosas. Desde entonces, los animales conviven diariamente con los agentes adscritos a este cometido, quienes, a su vez, también han recibido cursos de adiestramiento canino. De momento, cada efectivo cuenta con un can pero el propósito es, según Melgares, incrementar la brigada hasta que cada agente -la unidad está compuesta por seis policías y un oficial- tenga dos o tres perros especialistas.

Los gastos de mantenimiento y veterinario de los animales corren a cargo del presupuesto municipal. La vida laboral de estos perros se alarga hasta los nueve años, una vez alcanzada la edad serán retirados para ser sustituidos por nuevos ejemplares. En el caso de que durante la operación los agentes descubran a un alumno con droga, su procedimiento dependerá de la cantidad incautada.

Si se trata de una cuantía mínima, el estudiante será amonestado y se informará a los padres para que adopten las medidas pertinentes. De ser una cantidad importante, agrega Melgares, intervendrá la Fiscalía de Menores y, por tanto, el joven pasará a disposición judicial.

Un perro especialista de la unidad canina de Alicante junto a su agente guía.
Un perro especialista de la unidad canina de Alicante junto a su agente guía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de septiembre de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50