Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un siglo de Sanchis Guarner

La Universitat celebra, a falta de actos oficiales, el aniversario del lingüista

Manuel Sanchis Guarner, figura esencial de la lingüística valenciana y hombre clave en el tránsito a la modernidad del estudio y el uso de la lengua autóctona, nació el 9 de septiembre de 1911, hace hoy un siglo y un día. La Universitat de València celebró ayer el aniversario con un homenaje presidido por el rector Esteban Morcillo al que asistieron, además de su hijo Manuel Sanchis-Guarner Cavanilles, decenas de universitarios, cargos de los partidos de izquierdas, la presidenta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Ascensió Figueres, el presidente del Consell Valencià de Cultura, Santiago Grisolía, pero ningún representante de la Generalitat ni del Ayuntamiento de Valencia, que tampoco realizaron otro acto alternativo.

El homenaje comenzó con la proyección de un breve vídeo (disponible en la página web de la Universitat, www.uv.es) que recorrió la agitada vida de Sanchis Guarner. Nacido en la plaza de L'Almoina de València; estudiante en la antigua sede de la Universitat (La Nau); formado en el Centro de Estudios Históricos que dirigía Ramón Menéndez Pidal; firmante de las Normes de Castelló (con 22 años); capitán de artillería en el bando republicano en la Guerra Civil; encarcelado durante tres años por el franquismo al terminar la guerra; mallorquín de adopción; primer catedrático de Valenciano de la Universitat; autor, entre otras obras, de La llengua dels valencians, el Diccionari català-valencià-balear y La ciutat de València. Guarner logró erigirse en un gigante de la filología durante la dictadura, sin renunciar a las conclusiones de sus investigaciones científicas basadas en años de trabajo de campo como la unidad de la lengua catalana y mantuvo un espíritu dialogante que no le libró de las iras de la ultraderecha, que atentó contra él a finales de los setenta.

"Guarner es emblemático porque representa a la vez un modelo de estímulo constante e íntegro, al fin y al cabo ejemplar", declaró el rector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 2011