Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CiberP@ís

Un cliente esperado, pero no el único

La librería virtual más grande del mundo abre una de sus dos puertas en España. La de los libros de toda la vida, los físicos, los impresos; los digitales llegarán para Navidad. Amazon.es empezará a funcionar como una librería tradicional pero solo con pedidos online. Y arranca con un catálogo importante que incluye a los grandes grupos editoriales como Random House Mondadori y Santillana y otros sellos españoles medianos y pequeños que pueden llegar a alcanzar más de medio centenar. La negociación ha durado meses y los principales acuerdos se cerraron antes de verano. Una presencia que amplía el mercado de libros online en español y que compite con otras empresas y librerías que ya prestan este servicio, como la Casa del Libro. En las próximas semanas también se espera la llegada de Google.

El desembarco de Amazon en España es el cuarto en Europa, donde ya funcionan tiendas en Francia, Alemania e Italia. Una confirmación de su interés por conquistar el mercado del libro hispanohablante, de 500 millones de personas. Su primer objetivo es España y a medio y largo plazo el lector latinoamericano. Hasta ahora Amazon ofrece desde su tienda de Estados Unidos libros de autores en español, de acuerdo a los convenios firmados con algunas editoriales, y se venden según los contratos comerciales y de derechos de cada escritor según el país del comprador. A partir del 15 de septiembre su oferta se ampliará desde España con lo que eso significa para los castellanohablantes, teniendo en cuenta la gran visibilidad global de Amazon.

Los títulos que ofrecerá son los de autores en español y las traducciones que se editen en España. Junto a su oferta internacional que es lo que caracteriza su diversidad. "No hay una diferencia significativa con las librerías de toda la vida que también venden online. Aunque es verdad que tiene una trayectoria de eficacia logística, rapidez y facilidad de compra; además de ser una librería más notoria", asegura Fernando Esteves, director internacional de Ediciones Generales del Grupo Santillana, del Grupo PRISA, con sellos como Alfaguara y Taurus.

"Contamos con Amazon.es como un nuevo cliente importante. Los derechos de los libros para el territorio español están garantizados en nuestro grupo, fuera de aquí dependerá de los derechos de cada libro", afirma Patxi Beascoa, director Comercial de Marketing y responsable del Área Digital del Grupo Random House Mondadori, editor de sellos como Debate, Lumen, Mondadori, Plaza y Janés y Grijalbo.

Sin embargo, la gran noticia llegará antes de fin de año: la de la comercialización de libros digitales. Entre otras cosas porque Amazon vende títulos para su lector electrónico Kindle. La empresa todavía está negociando con las editoriales españolas temas como el precio del libro y de derechos. No ha sido fácil. "Estamos trabajando y haciendo pruebas para que la logística funcione bien", agrega Beascoa.

Las editoriales han acelerado este año la digitalización de sus títulos, al tiempo que tratan de ofrecer simultáneamente la versión impresa y la electrónica.

La competitividad en la distribución online es uno de los primeros factores que altera la cadena de valor del libro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de septiembre de 2011