Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP aprueba a escondidas el polémico escudo de Viana do Bolo

El gobierno local no avisó del pleno a PSdeG y BNG

Viana do Bolo ya tiene nuevo escudo, a escondidas y sin avisar a la oposición. Tampoco se enteró uno de los seis concejales del Partido Popular, que no asistió al pleno del pasado sábado 27 de agosto, tan solo 48 horas después del que no se celebró el jueves 25 y en el que se tendría que haber debatido el polémico escudo que incluye las franjas rojas y amarillas de la Corona de Aragón, torres defensivas propias de Castilla y unas conchas de vieira. Ese día, una indisposición del alcalde, Andrés Montesinos, provocó la suspensión de la sesión ordinaria, que, según consta en el reglamento, debe celebrarse el tercer jueves de cada mes. La oposición se enteró en el propio edificio del Ayuntamiento, tras varias horas de espera. Los concejales del PP no tuvieron que esperar: no se presentaron porque ya estaban avisados.

Dos días después, la situación fue la inversa. Los concejales del PSOE y el BNG no aparecieron por la casa consistorial porque nadie les avisó de que se convocaba un pleno extraordinario en el que, además de aprobarse el escudo y la bandera, se rechazaron todas las mociones de la oposición, incluidas dos que el PSOE había registrado esa misma mañana, sin saber que la reunión se produciría una hora después. Socialistas y nacionalistas se enteraron "de casualidad", ya que los vecinos vieron al secretario -que reside en Riós, a unos 40 kilómetros- en Viana.

La oposición pidió explicaciones al secretario. Aseguran que este les contestó diciéndoles que no se les llamó "porque no hace falta". Ahora dudan de la legalidad de la convocatoria, acusan al secretario de "connivencia" con los intereses del alcalde y se indignan porque en el acta de la reunión consta una ausencia no justificada para socialistas y nacionalistas. Sin embargo, el concejal popular que no estuvo presente registra una ausencia justificada. Además de enviar una carta al conselleiro de Presidencia informando de lo sucedido, PSOE y BNG estudian cómo invalidar legalmente el pleno extraordinario celebrado a sus espaldas.

El escudo y la bandera tienen que ser ratificados de nuevo por la Comisión Heráldica de Galicia, que con toda probabilidad informará favorablemente, porque la propuesta del PP ya superó otra criba. Es la tercera vez que se lleva el asunto al salón de plenos, pero en ninguna ocasión se llegó a debatir. En la primera, durante las elecciones municipales, se acordó el aplazamiento por la polémica generada. En la segunda, la culpa fue de la indisposición del alcalde. Al final, a la tercera fue la vencida, pero sin la voz y el voto de la grupos de la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de septiembre de 2011