Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ficción

'Mildred Pierce', una mujer terrenal

Canal + estrena una miniserie de HBO basada en un libro de James M. Cain - La actriz británica Kate Winslet ofrece un derroche interpretativo

Una mujer a la que abandona el marido, que tiene dos hijas, que debe reconstruir su vida y buscar trabajo en medio de una de las peores crisis que se recuerdan. No es un novela de actualidad bajo el influjo de la crisis financiera: es la historia de Mildred Pierce, escrita por James M. Cain en 1941 y traída a la pequeña pantalla por el director Todd Haynes (Velvet Goldmine, Lejos del Cielo) de la mano de la siempre curiosa y cuidadosa HBO. Mildred Pierce es una espectacular Kate Winslet que se transfigura de manera naturalísima en una señora abandonada de California que hace de tripas corazón para sacar a sus hijas adelante y triunfar.

Sí, es la historia de una triunfadora o de una superviviente, de una mujer terrenal, de las de verdad. En los cinco capítulos -que rondan la hora de duración- asistimos al via crucis de Mildred, una esposa al uso de la California de la Gran Depresión que desde cero consigue alcanzar una posición notable gracias a su éxito empresarial con un restaurante. La elección de Winslet para este papel se presenta como un acierto notable. El derroche interpretativo de la actriz británica es ingente a pesar de que lo más interesante en varios pasajes es la contención de las emociones. La facilidad para hacer único lo cotidiano es su gran logro.

Este melodrama coral lo completan Evan Rachel Wood y Guy Pearce

Pero no todo es el recorrido profesional de esta mujer prototipo del emprendimiento estadounidense. No, porque además hay varios altibajos, como la vida misma. En la miniserie que empieza el próximo 10 de septiembre en Canal + encontramos mucho elementos que permiten decir sin tapujos que Mildred Pierce es todo un melodrama. La relación de Mildred con sus dos hijas -la odiosa y talentosa Veda y la vivaracha Ray- es una fuente constante de conflictos. No solo por la especial relación maternofilial si no por la personalidad de estas mujeres.

Cobra especial importancia el personaje de Veda, que en la serie tiene dos perfiles: de niña de 11 años y de joven diva de la canción, esta encarnada por la actriz Evan Rachel Wood (True Blood). Se retrata así a una joven feliz, egoísta, sin preocupaciones, que no ha sufrido debido a unos padres sobreprotectores. Por otro lado, Mildred proyecta sus sueños perdidos en el talento de su hija. La Veda de 19 años, de voz poderosa y talento a raudales, es la que más hace sufrir a Mildred, sobre todo en los momentos tensos del final de la miniserie. Madre e hija, amor y tensión que cablea esta historia de cabo a rabo.

No es la primera vez que la historia de esta mujer moderna y vigorosa llega al celuloide. Ya en 1945, Joan Crawford fue la encarnación de esta heroína cotidiana en Alma en suplicio bajo la dirección de Michael Curtiz. Esa interpretación -en una cinta del género negro- le valió un oscar, galardón que recogió en su cama ya que no acudió a la ceremonia porque creía que no conseguiría ganarlo.

A pesar de que se puede decir que es una historia de mujeres, los hombres son grandes protagonistas de esta producción de HBO. Sobre todo tres nombres. El siempre creíble Brian F. O'Byrne encarna a Bert, el ex marido, un vigoroso James LeGros es el abogado y amante a tiempo parcial Wally Burgan, y finalmente Guy Pearce da vida a Monty, el sofisticado y superficial amor deseado de Mildred. En resumen, desamores, apuros y tensiones terrenales que merecen ser contados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2011